Print Friendly

El Presidente de la República, Salvador Sánchez Céren, asistió hoy a la solemne misa con la cual la iglesia católica cierra oficialmente las fiestas patronales en honor al Divino Salvador del Mundo, iniciadas el pasado uno de agosto.

El mandatario, acompañado de la Primera Dama, Margarita Villalta de Sánchez, llegó desde tempranas horas de la mañana a Catedral Metropolitana para participar de esta ceremonia religiosa que cada año agrupa a cientos de católicos que rinden homenaje a su patrono.

La misa fue oficiada por el arzobispo de San Salvador,  monseñor José Escobar Alas, y contó con la presencia de otros obispos, sacerdotes y cientos  de feligreses de todas las edades, quienes se unieron en oración  por los problemas coyunturales que vive el país.

“Invito a que nos unamos en nuestra intención y recojamos las necesidades y preocupaciones de todos para presentarlas al Señor en esta misa, y de modo especial implorando la misericordia del Divino Salvador por nuestro país, para que supere esta situación de violencia y podamos vivir en paz”, dijo monseñor Alas al inicio de la celebración.

Durante el Evangelio se leyó el pasaje bíblico de Mateo 17, el cual recrea  la historia de la transfiguración de Jesús delante de sus discípulos,  narrando como su rostro se volvió brillante como el sol y sus vestidos blancos como la luz.

En la homilía, el arzobispo Alas instó a los feligreses a trabajar en su propia transfiguración para lograr resolver los problemas que enfrenta el país, principalmente la violencia.

“Este es el momento de transformar nuestro país, es el momento de lograr nuestra transfiguración  y la de nuestra nación, esta es nuestra súplica, le pedimos al Divino Salvador nos asista para ser mejores y sacar adelante a El Salvador, dijo.

Esta petición fue hecha también por el presidente Sánchez Cerén durante la inauguración de la feria Consuma, donde pidió a los fieles católicos que participarían de los actos religiosos “que sus oraciones sean para que haya paz en nuestro país”.

Durante las fiestas agostinas, los eventos religiosos principales tienen lugar el  5 y 6  de agosto; en el primero se realiza cada año una representación de la Transfiguración, mientras que  el 6 se celebra una misa solemne en el atrio de Catedral Metropolitana para clausurar las fiestas patronales.

San Salvador, 06 de agosto de 2014.