Print Friendly

El presidente de la República, Salvador Sánchez Cerén, se convirtió hoy en el primer mandatario del país que conmemora junto al pueblo salvadoreño el Día Internacional del Trabajo, una de las principales efemérides del movimiento sindical mundial en el camino del cumplimento de sus reivindicaciones.

“Quiero que ustedes sean testigos de mi compromiso”, expresó el jefe de Estado en su discurso ante miles de hombres y mujeres que marcharon este 1º de mayo por las calles de San Salvador.

En el acto principal celebrado en la plaza del Divino Salvador del Mundo, el gobernante recibió de manos del dirigente sindical Roger Gutierrez, de la Coordinadora Unitaria Social y Sindical (CUSS), una plataforma con demandas y prioridades de los trabajadores.

“Quiero comprometerme con todo la clase trabajadora, esta propuesta será base de la discusión para llevar a acuerdos con el sector laboral”, expresó el jefe del Gobierno ante los aplausos de la multitud que participó en la marcha.

El presidente destacó el Consejo para Asuntos Laborales creado recientemente por su gobierno como parte de su política de diálogo y concertación con los distintos sectores del país.

Además, reafirmó ante las organizaciones sindicales su compromiso con el cumplimiento y respeto de los derechos laborales y, en ese marco, enfatizó que en menos de un año de gestión se han realizado más de 25 mil inspecciones procurando protección a más de 461 mil trabajadores y trabajadoras, y se ha recuperado a favor de los empleados un monto de 1,8 millones de dólares en diferentes procesos legales.

También en cumplimiento de la ley el gobierno ha sancionado con 3,7 millones de dólares a diversas empresas y se ha procurado, a través de la mediación del Ministerio de Trabajo, que más de 14.700 personas hayan logrado una plaza laboral.

El presidente Sanchez Cercén pidió a los sindicatos unidad y apoyo a su gobierno para seguir adelante con las transformaciones sociales que requiere la sociedad salvadoreña.

“En esa diversidad hay que unir al movimiento de los trabajadores, si el pueblo trabajador se une somos más fuertes, somos más firmes para construir” un país en paz, con inclusión y justicia, dijo el gobernante.

“Sé que no estamos solos, que tenemos al pueblo y especialmente al pueblo trabajador y cuando el pueblo trabajador se une con el gobierno, no hay fuerza que lo destruya”, enfatizó.

En el discurso, el jefe de Estado también reiteró su preocupación por la actuación de cuatro magistrados de la Sala de lo Constitucional de la Corte Suprema de Justicia.

“Es importante darnos cuenta que en el sistema de justicia cuatro personas se han puesto sobre la ley. Cómo es posible que cuatro personas se pongan encima de la Constitución, que es la voluntad soberana del pueblo salvadoreño, y ellas cambien -a través de las interpretaciones- cambien y tomen resoluciones. Despiden funcionarios, inhabilitan a personas, le suspenden a la Asamblea que pueda conformarse como lo establece la Constitución”, cuestionó el gobernante.

Expresó que estas resoluciones se realizan “sobre la base de valoraciones antojadizas que únicamente representan intereses de grupos oligárquicos. Ya es tiempo que digamos basta, no pueden ser cuatro personas las que decidan el destino de nuestro país”.

San Salvador, 1 de mayo de 2015.