Print Friendly
  • Durante su participación en la 72° Asamblea General de la ONU, el mandatario destacó el aporte de la población migrante al desarrollo sostenible en los países de destino.

   

El Presidente Salvador Sánchez Cerén solicitó hoy al gobierno de Estados Unidos una prórroga para el Estatus de Protección Temporal (TPS), el cual beneficia a una población estimada de 190 mil compatriotas salvadoreños que residen y trabajan en la nación norteamericana.

 

En su discurso ante la Asamblea General de la ONU, el gobernante salvadoreño dijo, además, que es imperante facilitar condiciones para regularizar el estatus migratorio de estos compatriotas, propiciar su derecho e integración a la cultura, mercado laboral, la salud, educación y vivienda, y reconocer sus aportes a las economías de las sociedades receptoras.

 

En congruencia con esta posición sobre la migración, manifestó que su gobierno ha presentado a la Asamblea Legislativa una iniciativa para regularizar la situación migratoria de nacionales de países vecinos radicados en El Salvador, en su mayoría por razones de trabajo.

 

Asimismo, en julio de este año, se lanzó la Política Nacional para la Protección y Desarrollo de la Persona Migrante Salvadoreña y su Familia, como un instrumento para fortalecer la protección y la promoción del desarrollo de los compatriotas en el exterior, de sus familias en el país de origen y de la población que retorna.

 

En su mensaje, el gobernante reiteró que es fundamental reconocer la participación y aportes positivos de los migrantes en las sociedades de destino, y su contribución al desarrollo sostenible.

 

“Es muy importante tener presente que en 2015, al aprobar la Agenda 2030, reconocimos la contribución positiva de los migrantes al crecimiento inclusivo y al desarrollo sostenible”, dijo el mandatario en la reunión que se realiza en la sede de las Naciones Unidas, en Nueva York, Estados Unidos.

 

Manifestó que lograr un Pacto Mundial para una Migración Segura, Regular y Ordenada representa una oportunidad, pero también un desafío.

 

“Una oportunidad al permitirnos tratar el tema de la migración desde un enfoque de garantía de los derechos y desarrollo humano, y un desafío para comprometernos a eliminar estereotipos que estigmatizan a la migración como un acto ligado a la criminalidad”, enfatizó.

 

Expresó que “hoy, más que nunca” se debe condenar enérgicamente la xenofobia contra las personas refugiadas y migrantes, cuando se impulsan políticas y toman fuerza movimientos anti migrantes en todo el mundo.

 

 

Nueva York (Estados Unidos), 21 de septiembre de 2017.