Print Friendly

El presidente de la República, Salvador Sánchez Cerén, junto a miembros de su Gabinete de Seguridad, sostuvo esta tarde una reunión con representantes de partidos políticos, diputados y empresarios del país a quienes se les expuso los detalles de la Política Nacional de Justicia, Seguridad Pública y Convivencia 2014-2019.

“Para nosotros es importante escuchar sus primera reacciones, no creemos que en esta primera exposición se agoten las opiniones y aportes que pueden ustedes trasladar, pero son muy importantes porque estamos claros que el tema de inseguridad del país es unas de las preocupaciones de la población en general”, dijo el Presidente.

“La única forma de ser más efectivos es trabajar juntos y construir juntos”, añadió.

El mandatario aseguró que la Política Nacional de Justicia, Seguridad Pública y Convivencia no ha sido “extraída de una visión abstracta, sino del conocimiento de la realidad del país”.

Esta apuesta del gobierno integra acciones en cinco ejes: prevención de la violencia y de la delincuencia; control y represión del delito y la violencia; rehabilitación y reinserción social; atención a las víctimas; y el fortalecimiento de la institucionalidad de la seguridad pública.

Los Política “nos permite dar un giro estratégico en materia de seguridad y tratar de unificar estos criterios con todos los sectores para obtener resultados positivos y sostenibles en el tiempo”, aseguró el jefe de Estado, quien añadió que el combate a los homicidios y las extorsiones figuran como algunos de los objetivos claves en el tema de seguridad.

El mandatario también agradeció a los partidos políticos y a la Asociación Nacional de la Empresa Privada (ANEP) por haber atendido el llamado hecho por el gobierno para lograr acuerdos sobre temas de importancia nacional, como es la seguridad pública.

“Si nos logramos coordinar y lo ponemos en conjunto con  una visión vamos a tener más efectividad” y lograremos “cerrarle los espacios a todo estos grupos violentos”, dijo el mandatario.

Añadió que es importante “cerrarles las posibilidades de que sigan incorporando más jóvenes a un camino que no tiene retorno y que los pone fuera de la justicia y, además, genera antivalores en una sociedad  que quiere crear valores de progreso y de más desarrollo”.

San Salvador, 16 de julio de 2014.