Print Friendly

El presidente Salvador Sánchez Cerén, junto a la primera dama, funcionarios y el cantautor Álvaro Torres, compartió una mañana con miembros de familias que migraron de forma irregular a Estados Unidos y fueron retornadas, quienes relataron desgarradoras historias vividas en esta ruta que decidieron emprender en búsqueda de mejores oportunidades de vida.

“Hemos dedicado este espacio para conversar con ustedes, son varios sectores niños, niñas con las que hemos estado conversando y platicando y es muy importante escucharlos a ustedes”, expresó el gobernante al dar la bienvenida a este grupo, que también integraron jóvenes que son atendidos por diversos programas del INJUVE.

“Queremos escuchar sus palabras y conocer sus aspiraciones, conocer lo que sienten, lo que esperan, es para nosotros una gran alegría, pero también es un gran compromiso”, añadió el jefe de Estado.

El gobernante dejó claro desde el inicio del encuentro que la obligación de su gobierno “es trabajar por el bienestar de ustedes” y lograr que “vean en este país reflejadas las más grandes aspiraciones que tienen: De educación, de salud, de alegría, de deporte en todos los espacios”.

Jóvenes y adultos que han emprendido el viaje a Estados Unidos de manera irregular relataron al mandatario distintas historias, todas de sufrimiento, dolor y muerte; y motivadas por la falta de oportunidades que históricamente han condicionado la vida plena y el desarrollo en El Salvador.

Tras escuchar algunos de estos relatos, el Presidente dijo que es “muy difícil” conocer estos de sucesos, en especial, los casos de personas que “quieren estar aquí en el país, pero no encuentran caminos (oportunidades)”.

Explicó que, desde la firma de los Acuerdos de Paz, en El Salvador se trabaja en establecer un sistema de derechos, pues los jóvenes y las familias en general tienen derecho al empleo, a la salud, a la educación y a vivir una vida con dignidad.

Explicó que las personas “que deciden migrar tienen el derecho a que se les respete su calidad de personas” y que la red consular salvadoreña, bajo el mando del canciller Hugo Martínez, ahora no realiza su trabajo desde las oficinas, sino que tiene que ir hasta donde están las comunidades de salvadoreños para conocer sus necesidades y ayudar a resolver sus problemas.

Añadió que su gobierno está trabajando intensamente para resolver dos problemas claves que impiden el desarrollo: La inseguridad y la falta de oportunidades.

“Yo les agradezco por abrir su corazón”, afirmó el mandatario, al reclamar que el modelo que por años se ha aplicado en el país nos ha metido en la mente “que algunos estamos condenados a ser pobres”.

El gobernante considera necesario superar esta situación de desigualdad social, a partir de la unidad y la adopción de grandes acuerdos que pongan al país en la ruta del desarrollo integral de la población.

En este encuentro en la Residencia Presidencial estuvo también presente el artista salvadoreño Álvaro Torres, quien anoche fue declarado Embajador de Buena Voluntad en Misión Especial para Niñas y Niños Migrantes.

El cantautor dijo que “esta administración (presidencial) tiene oídos, escucha, el pueblo, mi patria querida ha subido hasta el gobierno, y me encanta ese intercambio humano. Es un gran paso, creo que nos espera un futuro maravilloso, si todos colaboramos, si todos exponemos nuestras necesidades, sé que se nos va a escuchar”.

“Es un momento histórico y ojalá que permanezca, trascienda y que de esa manera todos podremos alcanzar la paz, el bienestar, la confianza y sobre todo eliminar la necesidad de irnos de nuestro país”, expresó Torres, quien se ha mantenido como un impulsor de la campaña “No pongas en riesgo sus vidas”, que advierte a las familias sobre los peligros de viajar irregularmente a Estados Unidos.

San Salvador, 13 de septiembre de 2014.