Print Friendly

El presidente de la República, Salvador Sánchez Cerén,  y su esposa, Margarita Villalta de Sánchez, recibieron esta mañana en la Residencia Presidencial a representantes de los pueblos originarios de El Salvador, como parte de los encuentros ciudadanos que el mandatario realiza con distintos sectores.

Durante el encuentro –transmitido por Canal 10 y Radio Nacional de El Salvador a través del programa “Casa Abierta”–, el mandatario reiteró su compromiso con la reivindicación de los derechos de los pueblos originarios y con la preservación de su cultura y su idioma, el nahuat.

“Esta nación es una nación que tiene el deber de reconocer a nuestros pueblos originarios porque de ahí viene el saber ancestral, de ahí viene ese saber que se traslada a la medicina, ese saber que se traslada a la enseñanza, ese saber que se traslada a su forma de cómo conviven en su comunidad y cómo conviven con sus familias, a ese saber es al que nosotros tenemos que recurrir también”, aseguró el gobernante.

“Pasaron años y años olvidados. Todavía hay algunos que consideran que nuestra sociedad debe de olvidarse de nuestros orígenes, de nuestro antepasado, pero sería negar nuestras raíces de lo que somos esta nación”, añadió.

El mandatario destacó la creación de una mesa nacional de pueblos indígenas, en la cual se discute una política nacional que promueva los derechos de los pueblos originarios y contempla elementos como el desarrollo social, económico, cultural y  medio ambiental.

“Sabemos que tenemos que trabajar mucho, que tenemos que garantizarles sus derechos, sus derechos a la tierra, tenemos que garantizarles su derecho a la salud y su derecho a la educación, su derecho al trabajo, su derecho a la productividad pero respetando sus costumbres, respetando sus saberes ancestrales”, señaló el presidente.

Los representantes de los pueblos originarios que asistieron al encuentro tuvieron la oportunidad de expresar al mandatario sus necesidades, así como de agradecer los esfuerzos realizados durante los últimos años por reivindicar sus derechos y conservar su cultura y su idioma.

Genaro Ramírez, nahuat-hablante de Santo Domingo de Guzmán y director de la Casa de la Cultura de ese municipio, reconoció al presidente Sánchez Cerén por recibirles en la Residencia Presidencial, lo cual, aseguró, es muestra de que estas comunidades ya no están solas.

“Me he gastado por muchos años enseñando el nahuat  para que no se llegue a perder, porque tiene un inmenso valor para nosotros”, dijo el representante de los pueblos originarios.

“A estas alturas puedo decir que el nahuat creo que ya no va a desaparecer, por mucho tiempo temí que así fuera, pero en este momento puedo decir que el nahuat  no va a desaparecer y que podrá seguir adelante, no volará para ningún lado, se quedará con nosotros”, añadió.

San Salvador, 06 de noviembre de 2014.