Print Friendly

Los sectores de mayores ingresos en El Salvador deben aportar una mayor contribución fiscal para corregir los desequilibrios que enfrentan las finanzas públicas y así inyectar más recursos para el desarrollo económico y social, aseguró hoy el Presidente de la República, Salvador Sánchez Cerén.

Durante el primer programa Gobernando con la Gente, realizado en la comunidad Las Palmas, de San Salvador, explicó que esta reforma no afectará a los sectores más pobres del país y permitirá recaudar unos 250 millones de dólares anualmente.

El gobernante dijo que la reforma propuesta por el Ejecutivo busca fortalecer los pilares básicos del sistema impositivo para lograr mayores niveles de recaudación y que se equipare con el promedio de los países latinoamericanos.

Pero no solo se pretenden mayores ingresos, también se plantea la necesidad de crear los mecanismos que cierren las puertas a la elusión y evasión fiscal, el contrabando y los privilegios fiscales, dijo el Presidente

“La reforma fiscal implica, entre otras cosas, crear una ley de impuestos a las operaciones financieras que permitiría obtener fondos mediante el pago de una tasa de 0.25% por pagos de 750 dólares mediante cheques o transferencias electrónicas”, indicó.

Esto significa, según el mandatario, que si se hace una transferencia de 2000 dólares, se deberá pagar 5 dólares por esa transacción.

“No es cierto que se generará un caos” dijo el gobernante, al referirse a las quejas del sector privado que ha expresado oposición a las reformas.

Por su parte, el ministro de Hacienda, Carlos Cáceres, quien estuvo presente en este primer programa, explicó que también los bienes gravados serán casas de habitación, predios baldíos, lotes y terrenos urbanos cuyo valor sobrepasa los $300.000.

Agregó que no están contempladas las tarjetas de débito en estas reformas sugeridas, y que más 200 mil contribuyentes que ganan menos de $500 al mes también están exentos de los efectos de estas reformas, como lo están, incluso, algunas actividades del sector productivo.

El ministro Cáceres dijo que los sectores que perciben más ingresos y que tienen mayor capacidad de pago deben entender que los recursos estarán destinados para satisfacer las necesidades, no de forma asistencialista, de mujeres, niñez, veteranos de guerra y demás sectores vulnerables.

Por ello se ha propuesto que los grandes contribuyentes como los propietarios de periódicos, que por años no han pagado los impuestos pertinentes, lo hagan para que sus utilidades también aporten al mejoramiento de la calidad de vida de los salvadoreños.

Estos planteamientos surgieron luego que el ciudadano Carlos Espinoza, miembro de la iglesia Católica en Las Palmas, consultará sobre la continuidad de los programas sociales.

San Salvador, 28 de junio de 2014