Print Friendly
  • El gobernante aseguró que enviará una carta al papa Francisco en la que se sumará al impulso de la Conferencia Episcopal de El Salvador al proceso de canonización de Monseñor Romero en una visita que los obispos realizarán a la Santa Sede.

 

El Presidente Salvador Sánchez Cerén aseguró que brindará su respaldo al nuevo impulso que la Conferencia Episcopal de El Salvador dará al proceso de canonización de Monseñor Óscar Arnulfo Romero en una visita que los obispos salvadoreños realizarán a Ciudad del Vaticano para reunirse con el papa Francisco, según lo anunció este domingo el Nuncio Apostólico en el país, Monseñor León Kalenga.

 

“Tengo el compromiso también de unirme a esa delegación a  través de una carta dirigida al papa, en la cual quiero rescatar ese amor del pueblo salvadoreño a Monseñor Romero”, aseguró el gobernante tras participar la celebración eucarística con motivo del cuarto aniversario del pontificado de Francisco, durante la cual se realizó el anuncio de la visita a la Santa Sede.

 

El jefe de Estado añadió que confía en que se pueda lograr que sea el papa Francisco, en cuyo pontificado ha sido beatificado Monseñor Romero, quien canonice al obispo mártir de El Salvador.

 

“Creo que ese escenario de su canonización generaría una nueva situación al país y que se encaminaría bajo todas las enseñanzas de Monseñor Romero”, enfatizó.

 

“Necesitamos construir un país unido y no polarizado, ese es el mensaje que nos recuerda el Papa Francisco en su IV Aniversario”, afirmó el mandatario.

 

El Presidente también se refirió al llamado realizado por la jerarquía católica a ser coherente con la carta encíclica del papa Francisco Laudato si’, en la que exhorta a cuidar del planeta, pronunciándose en el caso salvadoreño en contra de la minería metálica, exigencia que llevó a la Iglesia a presentar firmas de varios ciudadanos a la Asamblea Legislativa para aprobar el proyecto de ley que garantice que esta industria no se desarrolle en el país.

 

“Como Presidente veo muy bien el esfuerzo que ha hecho la Iglesia católica de reunir esas firmas, pero no solo de reunirlas sino también de movilizarse alrededor de un tema tan esencial como es el tema de la minería”, dijo el estadista.

 

“Nosotros esperamos que la Asamblea Legislativa lo apruebe lo más pronto posible (el proyecto de ley) y va a ser sancionado por mi persona, creemos que esa también es una urgencia para el país, necesitamos ya no seguir destruyendo nuestro medio ambiente y, como dice el papa Francisco, conservar esta casa común que es para toda la humanidad”, añadió.

 

El Nuncio Apostólico agradeció al Presidente Sánchez Cerén por haberse unido a la celebración del cuarto aniversario de la elección del papa Francisco y destacó la cercanía del Presidente Sánchez Ceren con la gente.

 

“Señor Presidente, con mucho gusto su presencia entre nosotros en el aniversario del papa es una marca de cariño de la importancia del interés de usted y de toda la nación en el Santo Padre”, manifestó Monseñor Kalenga.

 

“El papa Francisco es un profeta de estos tiempos, profeta con un estilo nuevo: la cercanía con el pueblo de Dios. Es lo que anhelamos de usted, señor Presidente”, añadió.

 

Durante la homilía, a cargo del obispo de Chalatenango, Oswaldo Escobar, también hubo referencias del legado de Mosneñor Romero al país y del padre Rutilio Grande, cuyo martirio hace cuarenta años se conmemora también este domingo.

 

“Con Monseñor Romero todos nosotros entendemos que debemos de trabajar por la justicia y debemos trabajar también por la paz, y el sueño de Monseñor Romero es que también todos nosotros, y especialmente los excluidos, tengamos un lugar en esta casa común y en esta mesa común”, expresó el obispo Escobar.

 

“Hubo un tiempo en que hablar en este país de justicia, de compartir el pan, de ser solidario era un  delito que nos llevaba e la muerte, el padre Rutilio vivió este hermoso acontecimiento de vivir comprometido con el evangelio y de ser también, como buen salvadoreño, transfigurado en el evangelio”, dijo.