Print Friendly
  • El mandatario devolvió la Medalla Magisterial a la familia de la profesora Ángela Sibrián, obtenida en 1979 y que se negó a recibir en protesta por los abusos contra maestros y maestras bajo los gobiernos autoritarios.

Cuando la profesora Ángela Sibrián Orellana recibió en 1979 la Medalla Magisterial, hizo una declaración que la consagró como heroína: “Dejo en depósito esta medalla hasta que termine esta ola de muertes en contra de los maestros”.

 

37 años después, el presidente Salvador Sánchez Cerén hizo un reconocimiento de la heroica defensa del magisterio que hiciera aquella mujer, devolviendo la Medalla Magisterial como una muestra de la reivindicación que hoy viven los maestros y maestras del país y de la admiración por la huella dejada en la memoria histórica por esta profesora.

 

“En aquel tiempo, en aquellos momentos difíciles, donde cientos de maestros estaban siendo asesinados por el único derecho de estar organizados, que una mujer no recibiera la medalla y se la regresara al gobierno, y además les dijera que la iba a recibir hasta que  cesaran los asesinatos de los maestros, esa es una obra hermosa, es un ejemplo para los jóvenes”, señaló el mandatario.

 

El homenaje fue realizado durante el programa Gobernando con la Gente, realizado en el municipio de San Pedro Masahuat, departamento de La Paz, lugar en el que vivió Ángela.

 

La medalla fue entrega junto a un diploma de reconocimiento “por su entrega a la educación salvadoreña y a la educación para la vida, y en especial por su defensa heroica de las vidas de maestros y maestras durante el pasado conflicto armado”, según reza el documento.

 

Estos fueron recibidos por los hijos de Ángela, Roberto Antonio Gamero y Laura Isabel Gamero, quienes agradecieron al mandatario este homenaje.

 

 

 

 

 

San Pedro Masahuat (La Paz), 11 de junio de 2016.