Print Friendly

El presidente de la República, Salvador Sánchez Cerén, recibió esta tarde al prefecto de la Congregación para las Causas de los Santos de la iglesia Católica, cardenal Angelo Amato, enviado del papa Francisco para la beatificación de Monseñor Óscar Arnulfo Romero.

Al encuentro, celebrado en Casa Presidencial, también asistió monseñor Vicenzo Paglia, postulador de la causa de canonización de Monseñor Romero en el Vaticano; el nuncio apostólico en El Salvador, Léon Kalenga; y el arzobispo de San Salvador, monseñor José Luis Escobar Alas.

El ministro de Relaciones Exteriores, Hugo Martínez, y lo secretarios privado de la Presidencia, Manuel Melgar, y de Gobernabilidad, Hato Hasbún, también participaron en la reunión.

“Todo nuestro pueblo está lleno de alegría y felicidad, su corazón se ha llenado de esperanza”, aseguró el mandatario al delegado del papa a propósito de la ceremonia de beatificación del arzobispo mártir de El Salvador, que se realizará este sábado 23 de mayo en la capital salvadoreña.

“Lo que parecía imposible se hizo posible”, agregó el presidente.

Durante el encuentro privado entre el mandatario y el cardenal Amato, este trasladó los saludos del papa Francisco al presidente y al pueblo salvadoreño y se ultimaron también los detalles sobre la misa beatificación, aseguró el canciller Martínez.

“También conversaron sobre los pasos siguientes para la canonización de monseñor Romero y el inicio del proceso de beatificación del padre Rutilio Grande”, agregó el encargado de la diplomacia salvadoreña.

El mandatario hizo entrega de una imagen y una estatuilla de monseñor Romero al cardenal Amato.

Tras el encuentro, el mandatario salvadoreño acompañó al representante del Vaticano al Salón de Honor Presidencial Monseñor Óscar Arnulfo Romero, en donde admiraron la obra de arte alusiva al obispo mártir del pintor salvadoreño Rafael Varela, misma que ocupar la pared principal de este importante espacio de la casa de gobierno.

San Salvador, 22 de mayo de 2015.