Print Friendly

 

  • Durante el programa Casa Abierta, el jefe de Estado conoció de primera mano los resultados del proyecto de Flexibilización de la Educación implementado por el Gobierno, que ha permitido que más de 4.700 niñas, niños, adolescentes y jóvenes reingresen al sistema educativo.

El Presidente Salvador Sánchez Cerén y la Primera Dama, Margarita Villalta de Sánchez, compartieron una jornada de convivencia en el programa Casa Abierta con niñas, niños y jóvenes que retornaron al sistema educativo gracias a la implementación del proyecto de educación flexible del Ministerio de Educación (MINED).

 

El gobernante conoció de voz de sus protagonistas los resultados de dicha iniciativa, ejecutada en el marco de las medidas extraordinarias orientadas a la prevención de la violencia y la implementación del Plan El Salvador Seguro (PESS).

 

“Esta modalidad de educación flexible está dirigido a aquellas niñas, niños y jóvenes que por alguna razón han sido excluidos del sistema educativo”, señaló el jefe de Gobierno durante el programa, realizado en la ex Residencia Presidencial.

 

También hizo énfasis en la importancia que el Gobierno brinda a la educación como condición básica que permita el desarrollo de la población.

 

“A través de la educación también podemos contribuir a que la familia genere para sus hijos, para nuestros hijos,  un ambiente de formación en valores que permita que los jóvenes tengan claridad de su futuro, claridad de donde caminar”, dijo el Presidente.

 

“La educación transforma, la educación construye valores, la educación permite  no solo ser buenos ciudadanos sino también prepararlos a ustedes en las competencias productivas que les permitan a ustedes ingresar a la actividad laboral, a la actividad productiva de este país”, añadió.

 

La flexibilización educativa forma parte de las medidas de prevención que ejecuta el Gobierno de manera extraordinaria junto a otros dos componentes: la inversión en la infraestructura escolar y la convivencia en los recintos educativos.

 

En estas áreas el Gobierno ha invertido $3.1 millones provenientes de la contribución especial para la seguridad ciudadana y convivencia.

 

Gracias a esta iniciativa, para noviembre de 2016 el MINED había sobrepasado la meta de 4 mil matriculados en las modalidades flexibles, planteada al inicio de la ejecución, logrando una matrícula de 4,715 alumnos de los diez municipios priorizados en la primera fase del PESS.

 

Asimismo, 250 centros escolares de los 26 municipios priorizados en la fase uno y dos de la implementación del PESS están siendo intervenidos con obras para mejorar su infraestructura.

 

Además, en 110 centros escolares de los municipios incluidos en la primera fase, alumnos, profesores y padres de familia recibieron asistencia psicosocial para generar un ambiente de mejor convivencia en dichos recintos.

 

Gracias a la aprobación de $2.2 millones para la continuidad de las medidas este año, el componente de educación flexible se implementa en 104 sedes, con una inversión de $650 mil, logrando una matrícula de 4,462 estudiantes.

 

 

San Salvador, 18 de marzo  de 2017.