Print Friendly

Los presidentes de El Salvador, Honduras y Nicaragua acordaron este lunes en Managua la implementación de proyectos para desarrollar el Golfo de Fonseca, como la puesta en marcha de un ferri, el establecimiento de una zona económica especial y el impulso del turismo sostenible, e instruyeron a sus gobiernos para buscar el apoyo de la comunidad internacional y la empresa privada con el fin de hacer realidad esta aspiración de los tres países.

El presidente Salvador Sánchez Cerén, junto a sus homólogos de Honduras, Juan Orlando Hernández, y de Nicaragua, Daniel Ortega, han dado inicio a una nueva etapa en la apuesta de convertir a Fonseca en una zona de paz, desarrollo y seguridad, tal como lo establece la Declaración de Managua, que en 2007 firmaron los gobiernos de los tres países.

Tras el encuentro, los tres jefes de Estado ofrecieron una declaración pública para comunicar y firmar un documento que reúne los acuerdos adoptados.

“Ahora pasamos ya a trabajar en proyectos de desarrollo que van a incidir también en la situación de la búsqueda de combatir la pobreza a nivel de la región, en la búsqueda de generar mayores oportunidades a los pobladores y también en la búsqueda de garantizar una mayor seguridad a todos los ciudadanos de nuestros tres países”, expresó el gobernante salvadoreño.

Explicó que “Esta declaración que hemos firmado es un compromiso de seguir trabajando también porque el Golfo sea parte de todo ese proceso de integración Centroamericana. En la medida que avancemos en el proceso de integración va existir mayores oportunidades”.

“Quiero decirles que a nombre de mi gobierno, El Salvador, y a nombre del pueblo salvadoreño vamos a poner todos nuestros esfuerzos para que estos proyectos sean una realidad”, expresó el jefe de Estado.

Por su parte, el gobernante hondureño se declaró “muy complacido” con los resultados de la reunión y resaltó que con los proyectos “en lugar de que el Golfo de Fonseca sea objeto de conflicto, va a ser objeto de unidad, de desarrollo, de beneficio” para las comunidades que lo rodean y para toda Centroamérica.

El presidente Ortega, al leer los acuerdos, anunció que los equipos técnicos de los países elaborarán un Plan Maestro que contendrá “los proyectos de inversión y desarrollo de carácter trinacional”.

Explicó que, entre estos proyectos, se encuentra la puesta en marcha de un ferri entre el puerto de La Unión (El Salvador) y puerto Corinto (Corinto) y el transbordador entre La Unión y Potosí (Nicaragua), que serán ampliados en ambos casos hacia Amapala y San Lorenzo, situados en Honduras.

Además, los mandatarios acordaron la implementación “de una zona de empleo y desarrollo económico que incluya un parque logístico y dar inicio a las coordinaciones necesarias entre los tres países para convertir el Golfo de Fonseca en una zona de libre comercio y turismo sostenible”.

Los jefes de Estado instruyeron a sus delegados presidenciales a “contactar a los organismos multilaterales de financiamiento en cada uno de los países, comunicarles de los resultados de este encuentro y solicitar el acompañamiento de los mismos en esta iniciativa que beneficiará a las poblaciones del Golfo de Fonseca”.

Asimismo, se invitará a “los principales representantes del sector privado de la región para que formen parte de este esfuerzo trinacional”, dijo el presidente Ortega.

También instruyeron a los directores de Aduana, Migración y zonas francas de cada país para que se reúnan en coordinación con los delegados presidenciales con el fin de analizar y decidir el marco legal que se aplicará para que funcione una zona económica especial, y a los ministros de Turismo y Medio Ambiente para analizar el potencial y convertirla en un sitio de turismo sostenible.

El Plan Maestro incluirá un cronograma de actividades que contemplará “todas las acciones necesarias para el desarrollo y realización de esta iniciativa con el acompañamiento de los sectores privados de la región, institutos de previsión y organismos multilaterales”, agregó el gobernante nicaragüense.

Los acuerdos firmados abarcan que los jefes de las Fuerzas Navales, en el término máximo de 30 días calendario, presentarán una propuesta de Protocolo de Actuación, con el fin de evitar conflictos en la zona.

Los mandatarios de las tres naciones también dedicaron un apartado especial para instruir a sus delegados la preparación de “un plan de gestión ante los organismos multilaterales con la finalidad de enfrentar el actual fenómeno climatológico que afectan a nuestros países”, en referencia a la sequía.

Managua, 25 de agosto de 2014.