Print Friendly

La primera dama de la República y directora presidenta del Instituto Salvadoreño para el Desarrollo Integral de la Niñez y la Adolescencia (ISNA), Margarita Villalta de Sánchez, junto a la directora ejecutiva de este instituto Elda Ortiz, recibieron a una delegación de Empowering the Americas, quienes hicieron entrega de un donativo para los niños y niñas del Centro de Acogimiento  San Vicente de Paúl, en San Salvador.

 

El donativo consiste en ropa para niñas y niños, ropa de cama y juguetes, entre otros insumos destinados a los 110 menores de este centro, que en su mayoría se encuentran en situación de abandono por sus padres y familiares.

 

“Gracias por toda la colaboración que han tenido con este centro, en nombre de los niños gracias y sean bienvenidos”, manifestó la primera dama durante la entrega del donativo.

 

Por su parte, Ana Grande, miembro de la delegación manifestó que tras reunirse el año pasado con la primera dama, surgió el compromiso de ayudar a los niños y niñas de este centro.

 

“Nos tomó tres meses recaudar estos donativos, buscamos ayuda de medios de comunicación como Mundo Fox canal 22, quienes nos ayudaron a recaudar”, manifestó.

 

Asimismo,  la directora ejecutiva del ISNA expresó que toda ayuda que brinden las organizaciones no gubernamentales siempre son bienvenidas, pues se aúnan a los esfuerzos del gobierno para cubrir todas las necesidades básicas, como educación, salud, alimentación, vestuario y calidad de atención como la ley lo estipula.

 

Reveló además que en un año de gestión se ha visibilizado la cooperación hacia este instituto, al grado de canalizar en 12 meses,  más de $5 millones en cooperación.

 

“La inversión que hemos realizado es grande pero realmente vale la pena para nuestros niños niñas y adolescentes”, aseguró Ortiz.

 

Yaya Johnston una de las integrantes más jóvenes de esta delegación con 11 años de edad y originaria de Kazajistán,  se mostró conmovida e identificada con los niños y niñas de este Centro de Acogimiento, ya que al ser huérfana vivió desde muy temprana edad en uno de estos centros en su país de origen.

 

“Me da sentimiento imaginar la experiencia que tuvo mi madre al llegar a un lugar así, fui adoptada y quizá mi madre tuvo esta misma experiencia (…) por ello, ayudar a los niños me hace sentir muy bien y pienso que estaré aquí siempre para ayudar sin importar donde sea”,  manifestó Johnston.

 

San Salvador, 10 de julio de 2015.