Print Friendly, PDF & Email
  • La ex residencia presidencial en la colonia Escalón, recibió una inusual visita el pasado sábado para demostrar que la niñez es prioridad en el gobierno del presidente Salvador Sánchez.

Allí, donde otrora residieron anteriores gobernantes, ocuparon espacios los más apreciados principitos de El Salvador, los que comienzan la vida y su andar por este país que cada día da mayores muestras de inclusión, esperanzas y confianza en un futuro de bienestar: los pequeñines de la primera infancia.

Vestidos con sus uniformes o atuendos a la manera de imaginarios personajes de la vida cotidiana del campo y la ciudad, niñas y niños en esa hermosa y decisiva etapa del desarrollo del ser humano deleitaron al Presidente, ministros, viceministros, funcionarios y directores de distintas instituciones responsabilizadas con su educación y formación.

Junto a sus padres y maestros cantaron, jugaron y dieron riendas sueltas a sus inocentes frases y risas en cantos y juegos didácticos enseñados con mucho amor y aprendidos con la nobleza de los primeros años, ejemplo de lo que puede la enseñanza y la creación de valores, principios, actitudes y habilidades desde la primera infancia.

Ellos son fruto de los programas instituidos para que todas las princesitas y principitos salvadoreños, sin excepción, crezcan en sanos y creativos ambientes con la activa participación de la familia, la comunidad y todas las instituciones involucradas en estos esfuerzos, porque como afirmó el presidente Sánchez Cerén “el interés superior de una sociedad es la niñez”.

Por eso, esta Casa Abierta más que una muestra fue un llamado a toda la sociedad ya que son miles y miles de niñas y niños los que todavía no asisten a este primer nivel de educación, algo en lo que es imprescindible la actitud de los padres, sobre todo de aquellos que consideran que no es la edad adecuada para aprender sin tener conciencia de los derechos de la niñez.

La primea infancia es precisamente, de acuerdo con los especialistas, el mejor momento para trabajar como sociedad y desarrollar integralmente todas las habilidades, por eso si se unen todos los esfuerzos e intenciones es posible que El Salvador viva con dignidad y esperanza.

De ahí la convicción expresada por el ministro de Educación Carlos Canjura: “es fundamental que este tema lo entendamos todos, los padres y madres de familia, el gobierno central, los gobiernos locales, todos debemos entender su importancia”.

Y agregó, “aquí es donde podemos de verdad construir la sociedad del futuro, aquí es donde podemos construir una generación que comprenda la importancia de la convivencia, la importancia de la paz, la importancia que tiene asegurar una excelente relación del ser humano con la naturaleza”.

Para la ministra de Cultura, Silvia Elena Regalado se trata de “una iniciativa que viene en el tiempo como una bola de nieve, que comienza chiquita y se hace grande y nos involucra a diferentes instituciones, a las municipalidades, a la cooperación internacional y cada vez es una bola más grande de cara al futuro, porque en la primera infancia se sientan las bases del ser humano que seremos en la adultez, pero también se sientan las bases de una sociedad transformada, de una sociedad amorosa”.

Así, entidades como el Instituto Salvadoreño Para el Desarrollo Integral de la Niñez y la Adolescencia, ISNA, junto al MINED, está presente en 121 municipios, con 240 Centros de Bienestar Infantil, en los cuales atiende actualmente a más de 6 mil 200 niñas y niños.

Es la concreción de una política del presidente Sánchez Cerén y la primera dama Margarita Villalta, que en sus cuatro años de gestión ha permitido invertir más de ocho millones de dólares en la educación de la primera infancia que ha incluido a más de 18 mil menores.

Por esa vía el ISNA ha equipado Centros de Bienestar Infantil con elementos fundamentales para la educación y cuidado de los pequeños como una refrigeradora, sonido para que disfruten de la música y aulas lúdicas especiales, todo coordinado con las ADESCOS y las alcaldías.

Nada más justo entonces que acompañar y hacer realidad las palabras del Presidente: “el futuro del país está en este esfuerzo por la educación integral de la niñez y la adolescencia”.