Print Friendly
  • Solo este año, la red de voluntariado de enfermería para el Buen Vivir ha brindado más de 200 mil atenciones en los 67 Festivales para el Buen Vivir, realizados a nivel nacional desde junio de 2014.

El Presidente de la República, Salvador Sánchez Cerén, y la Primera Dama, Margarita Villalta de Sánchez, compartieron hoy en Casa Abierta con enfermeras y enfermeros voluntarios, quienes brindan atención médica durante los Festivales para el Buen Vivir que se realizan a lo largo de la nación.

La ministra de salud, Violeta Menjívar, y la exministra de salud, María Isabel Rodríguez, estuvieron presentes en este encuentro en el que se destacó el servicio, con eficacia y solidaridad, que realizan estos hombres y mujeres profesionales de la enfermería.

«Ustedes hacen vivo el sentimiento y profundidad de la Reforma de Salud (…) y han adoptado los principios del Buen Vivir (…) Ustedes han ido rompiendo en la práctica el concepto de que la salud se hace solo repartiendo medicamentos; sino también enseñando a la familia cómo cuidar la salud», dijo la ministra Menjívar, dirigiéndose a los invitados de Casa Abierta.

La titular de salud hizo un recuento del servicio que prestan estos profesionales, recordando que, a la fecha, han participado en los 67 Festivales para el Buen Vivir que han llegado a distintos municipios del país, como integrantes de la Red de Voluntariado de Enfermería para el Buen Vivir.

«Nació de ellos (enfermeros y enfermeras) la idea de ir a los festivales a dar servicios de salud (…) encontraron en el Festival para el Buen Vivir la plataforma ideal para practicar sus ideales de solidaridad y autocuido», dijo la funcionaria.

Por su parte, la Dra. Rodríguez, quien es asesora presidencial en el área social, recordó el esfuerzo realizado para la profesionalización de la carrera de enfermería, «he dedicado parte de mi vida a la construcción de la carrera de enfermería (…) se me ha dado la oportunidad de asistir a la profesionalización de la carrera, porque antes era “auxiliar”, pero ahora es igual a todas las profesiones», explicó Rodríguez.

Además resaltó que, a pesar de tener la profesión un nivel de doctorado, las enfermeras y enfermeros no abandonan a la población: «La atención a la población empieza en la comunidad», destacó.
Y ese es el espíritu de servicio que mueve, día a día a estos profesionales, quienes además de cumplir con su horario laboral, dedican su tiempo de forma voluntaria, haciendo vivo el sentimiento de la Reforma de Salud, y también de la filosofía del Buen Vivir.

San Salvador, 4 de noviembre de 2017.