Print Friendly

La mañana del sábado 7 de marzo de 2015 resonará por mucho tiempo en la memoria de los quezaltecos. El parque Norberto Morán, en el casco urbano de Quezaltepeque,  se engalanó para recibir a uno de los más notables hijos de la ciudad: Salvador Sánchez Cerén, el presidente de la República.

En compañía de funcionarios y su esposa, Margarita Villalta de Sánchez, quien también tiene su cuna en Quezaltepeque, el jefe de Estado realizó el programa Gobernando con la Gente por primera vez en una localidad fuera del Área Metropolitana de San Salvador.

El recibimiento fue eufórico, lleno de abrazos y saludos para la pareja presidencial, quienes en palabras del párroco Carlos Vasquez han “conocido la historia” de la ciudad y saben “lo que cuesta triunfar en la vida y lo que cuesta ser un servidor y una servidora de la comunidad”.

“Gracias al señor Presidente, gracias a su esposa, por venir acá a recordar muchas cosas bonitas en su vida, al calor de este pueblo que les quiere mucho. Este pueblo que está aquí alrededor de ustedes, es un pueblo que lucha, un pueblo con esperanza, un pueblo con fe”, dijo el sacerdote católico.

“Gobernando con la gente es gobernar mejor”, añadió el religioso en referencia a este esfuerzo que realiza el presidente Sánchez Cerén para gobernar con la población desde los territorios.

Quezaltepeque, que en lengua nahuat significa Cerro del Quetzal, es cuna de varios destacados poetas salvadoreños, entre ellos Quino Caso, Alfonso Quijada Urías, Antonio Casquín y Otoniel Guevara; y cuenta con atractivos turísticos como el turicentro Toma de Quezaltepeque y el sitio arqueológico Las Marías.

 

“Pueblo quezalteco están dentro de mi corazón, no los olvido, mi vida está acá, aquí están mis raíces”, expreso alegre el Presidente al iniciar Gobernando con la Gente.

 

Al ser transmitido el programa en todo el país “estamos trasladando la verdadera imagen del pueblo quezalteco: un pueblo alegre, un pueblo laborioso, un pueblo que quiere vivir en paz, que quiere construir un futuro de prosperidad y felicidad”, añadió.

 

Narró que en su libro “Con sueños se escribe la vida” habla sobre su ciudad natal.

 

“Lo que yo soy, lo que yo irradio, lo que yo género, lo construí en esta ciudad, en el hogar, en la comunidad, en el barrio, en el pueblo, aquí formé mi cultura, aquí formé mis valores, aquí formé lo que he sido siempre, un hombre dispuesto a luchar por las causas más justa”, detalló.

 

En Quezaltepeque, dijo el Presidente, “encontraba una enorme solidaridad y una enorme convivencia entre las personas y después llegaba a mi hogar, un hogar sencillo, un hogar pobre, un hogar formado por un carpintero y una madre que vendía en el mercado comida, que me formaron, que me enseñaron que lo más grande que hay en la humanidad, es el amor a la familia, el amor a los padres, el amor a los hermanos, es ahí donde se forman los valores”.

 

 

San Salvador, 7 de marzo de 2015.