Print Friendly

La reforma de salud continúa avanzando durante el gobierno del presidente Salvador Sánchez Cerén para cumplir el derecho a la salud de toda la población salvadoreña, especialmente la de más bajos recursos que acude al sistema público.

“Nuestra reforma de salud es integral, es integrada, plantea en un inicio que el 80% de nuestra población tiene que ser atendida en el primer nivel de atención, o sea en las unidades de salud, por ende solo el 20% tiene que ir a los hospitales ya con enfermedades más graves”, expresó esta mañana en el programa Gobierno Informa el viceministro de Salud, Julio Robles Ticas.

Explicó que desde el 1 de junio de 2009 hasta la fecha el número de unidades de salud ha aumentado de 377 a 708, y solo en los 100 días que lleva el gobierno del presidente Sánchez Cerén se han puesto a funcionar 45 unidades y se han concluido las remodelaciones en 8 hospitales, tan importantes como el de San Miguel y Sonsonate.

Afirmó que la reforma “plantea descongestionar la atención hospitalaria y trasladarla al primer nivel en gran parte”, por lo que la construcción y mejoras a la infraestructura dedicada a atender la salud de la población continúa siendo una prioridad del gobierno.

“Más de 450 ECOS, Equipos Comunitarios de Salud Familiar, se desplazan a todo el territorio, a las zonas más difíciles que nuestra población no puede tener acceso para que ellas tengan el beneficio de un médico, de una enfermera, de un promotor”, dijo.

El funcionario destacó la reciente inauguración de la Farmacia Especializada, que funciona desde el 8 de septiembre en el edificio del antiguo Hospital de Maternidad, pues es una inversión que ayudará a descongestionar el área de farmacia del Hospital Rosales, reducirá los tiempos de entrega y propiciará un mejor servicio a la población.

Otras farmacias similares serán puestas en funcionamiento en las principales regiones del país, según prometió el jefe de Estado.

“Nuestra gente ya no va a llegar a la una, dos o a las tres de la mañana a hacer fila para que le den su medicamento en el Rosales, sino que en cuestión de 20 o 30 minutos se despacha, se le aconseja y se va para su casita a tomarse su medicamento”, expresó, al enfatizar que esta farmacia atenderá a unas 10 mil personas mensualmente, quienes adolecen de enfermedades crónicas.

El viceministro de Salud también se refirió a la suspensión de labores de un grupo de médicos del Hospital Rosales, quienes se oponen a la instalación de un sistema de marcación, tal como los que operan en el resto de hospitales públicos.

“Nosotros entendemos que hay ciertas situaciones donde al médico hay que tenerle consideración porque si entra a una cirugía puede ser prolongada y puede tardarse más de lo estipulado de su horario, pero en realidad nosotros estamos regidos por un sistema de contraloría, y entonces si la Corte de Cuentas nos exige que todos debemos marcar, debemos poner nuestra mano a la hora de entrar y a la hora de salir”, expresó Robles Ticas.

También dijo que en el marco de esta suspensión de labores se han ventilado situaciones que no son ciertas. “No es que falten insumos, no es que falte medicamentos, estamos abastecidos en más del 83 por ciento de medicamentos, los insumos están disponibles, la situación planteada es por la marcación”, aclaró el funcionario.

San Salvador, 13 de septiembre de 2014.