Print Friendly

Los primeros miembros del Grupo de Búsqueda y Rescate Urbano (USAR, por sus siglas en inglés) que partieron ayer hacia Ecuador llegaron esta madrugada a dicho país, con el objetivo de ayudar en las labores de rescate tras el terremoto de 7.8 grados registrado la noche del sábado y que, según las informaciones oficiales, ha provocado la muerte de al menos 350 personas, más de 2,000 heridos, además de cuantiosos daños materiales.

El contingente fue recibido en el Aeropuerto de Guayaquil, en medio de aplausos y muestras de agradecimiento por parte de delegados de la Secretaría de Gestión de Riesgos, así como de ciudadanos ecuatorianos que esperaban fuera de las instalaciones.

Los salvadoreños, que provienen de entidades como la Cruz Roja Salvadoreña, Comandos de Salvamento, Policía Nacional Civil y Cuerpo de Bomberos, serán trasladados a la ciudad de Manta, una de las más afectadas por el terremoto, donde estarán dando su apoyo.

La administración del presidente Salvador Sánchez Cerén reitera su solidaridad hacia el pueblo y el gobierno de Ecuador ante esta tragedia y espera que la labor del USAR pueda contribuir en este momento de dificultad y necesidad de nuestros hermanos.