Print Friendly, PDF & Email

La fuerza de sentirse apoyado, escuchado y beneficiado por programas sociales y económicos es el mejor y mayor respaldo que puede recibir la máxima dirección de un país y su gabinete de trabajo, realidad que este sábado se puso de manifiesto en Suchitoto.

La celebración de los programas Festival para el Buen Vivir y Gobernando con la Gente en la ciudadela Doctor Guillermo Ungo de ese municipio, ratificó que cuando gobierno central, local y pueblo marchan juntos no hay nada imposible por difícil que sea.

La alcaldesa de Suchitoto, Pedrina Rivera Hernández, lo dijo con sencillas palabras: “Este es un gobierno cercano a la gente, es un gobierno exitoso, es un gobierno con muchos resultados y aquí lo hemos visto, porque este gobierno lo integran hombres y mujeres capaces, comprometidos con las necesidades de nuestra gente”.

En nombre de la población de ese territorio agradeció el acompañamiento brindado, porque “sin el apoyo de ustedes es bien difícil avanzar en este proceso de desarrollo integral sostenible, porque lo que estamos haciendo es restituyendo derechos vulnerados”.

Muchos son los resultados que muestra Suchitoto: un hospital de segundo nivel, unidades de atención primaria, promotores y promotoras de salud, más de 4 mil paquetes agrícolas entregados en apoyo a la producción agropecuaria, mejoramiento de las vías de acceso, paquetes y alimentación escolar, universidad a distancia y miles de computadoras para centros escolares.

La lista de los beneficios incluye también dos nuevos proyectos con financiamiento para remodelar el mercado municipal y un complejo educativo, razones más que suficientes para otorgarle al presidente Salvador Sánchez Cerén, a la primera dama Margarita Villalta de Sánchez y a todo el equipo de trabajo que los acompaña apoyo y gratitud.

Por eso la previsión del Presidente se convirtió en convocatoria, “ahora estamos por concluir un gobierno, pero también estamos por iniciar un nuevo gobierno del FMLN ¿creen que es posible? No podemos dar marcha atrás, tenemos que seguir siempre hacia adelante”.

Como afirmó el gobernante hace nueve años la historia de El Salvador comenzó a cambiar por voluntad del pueblo, decisión que hay que mantener para garantizar el rumbo marcado, perfeccionar lo realizado y alcanzar nuevas metas, porque falta mucho por hacer.

Es un rumbo que tiene el reto de velar y satisfacer los intereses de la gente, asegurar educación de calidad para la niñez y la juventud, salud, trabajo, vivienda digna y alimentación a las familias salvadoreñas.

“estoy seguro de que el pueblo va a reconocer esa transformación y esos cambios en estos nueve años y no va a permitir que llegue otro gobierno que cambie el rumbo del país y vuelva la historia del pasado, el olvido de las comunidades”, afirmó el gobernante.

Con esa convicción el mandato es claro y preciso: dimensionar la obra realizada para que el país se desarrolle y poder llevar a toda la familia y a todas las comunidades tranquilidad y paz.