Print Friendly
  • El portavoz del gobierno considera importante que tanques de pensamiento e instituciones académicas contribuyan con su análisis sobre esta modalidad de empresas y propongan al país mecanismos que permitan que los recursos generados por los impuestos lleguen verdaderamente a la hacienda pública.

Datos del Ministerio de Hacienda indican que en El Salvador la evasión de impuestos asciende a montos anuales entre 1.200 y 1.400 millones de dólares, recursos que evitarían, de acuerdo con secretario de comunicaciones, Eugenio Chicas, hacer préstamos para financiar pilares fundamentales para el desarrollo como la seguridad o los programas sociales.

 

La declaración, brindada durante la entrevista El Salvador Ahora, de Canal 10 y Radio Nacional, se enmarca en las revelaciones de empresas offshore conocidas gracias a la filtración de millones de documentos, caso conocido como los Papeles de Panamá.

 

“El espíritu del gobierno no es afectar la legalidad con la que en libertad muchas de las empresas puedan disponer en el marco de la ley de la movilización de sus capitales”, expresó el portavoz.

 

Reiteró que “de ninguna manera se trata de frenar la libertad empresarial o el marco de espacios y libertades que tiene nuestro modelo económico”, no obstante que este tipo de empresas pueden servir, en muchos casos, para esconder dinero producto de la corrupción, las drogas o evadir impuestos.

 

El secretario Chicas insistió en que organizaciones como FUNDE y FUNDAUNGO o universidades como la UCA, la UES, la José Matías Delgado, la Francisco Gavidia, la Tecnológica “pueden contribuir a este debate que permita esclarecer qué son las empresas offshore y cómo al final contar con un instrumento de ley fuerte que nos permita superar la evasión y la elusión fiscal”.

 

En ese sentido, también consideró que la Asamblea Legislativa tiene la potestad de crear una comisión que investigue este caso, pues “todo esto nos debe de conducir a algo importante: a una reforma fiscal que le cierre el portillo a la evasión”.

San Salvador, 13 de abril de 2016.