Print Friendly

Saludo y felicito el histórico acuerdo alcanzado entre los gobiernos de Cuba y Estados Unidos para el restablecimiento de relaciones diplomáticas.

Saludo el liderazgo y valentía de los presidentes Raúl Castro y Barack Obama.

El acuerdo alcanzado entre Cuba y Estados Unidos es un signo de paz, progreso y desarrollo para nuestros pueblos.

Una vez más se reafirma que el diálogo y la concertación, principios fundamentales de nuestro gobierno y base de nuestras decisiones políticas más trascendentales, tal como lo fue la firma de los Acuerdos de Paz, que puso fin al conflicto salvadoreño en 1992, es el mejor camino para garantizar el establecimiento de acuerdos para el desarrollo inclusivo y equitativo del pueblo.

Ofrecemos todo el apoyo y respaldo a la implementación de este histórico acuerdo y nos ponemos a la disposición de ambos países para contribuir a que este diálogo se fortalezca. Ese es nuestro deber y responsabilidad como gobierno hermano que cree y prioriza el ejercicio de la solidaridad entre los pueblos.

Felicitamos y saludamos al papa Francisco y al gobierno de Canadá por su noble y efectiva gestión facilitadora, la cual ha sido fundamental para alcanzar este acuerdo, símbolo de los nuevos tiempos que vive nuestra región.

El Santo Padre, con su compromiso por la paz, fraternidad y bienestar de los pueblos, entrega al mundo un hermoso regalo con este trascendental e histórico acuerdo alcanzado entre Cuba y Estados Unidos.

Reitero mi compromiso y firme disposición de seguir trabajando por el bienestar de nuestra población y, a la vez, contribuir con nuestras gestiones a que los pueblos del mundo vivamos en paz con justicia social.

Prof. Salvador Sánchez Cerén

Presidente de la República

 

San Salvador, 17 de diciembre de 2014.