Print Friendly

El proceso de diálogo que derivó en la firma de los Acuerdos de Paz en El Salvador se ha convertido en un modelo a seguir en las distintas operaciones de paz que la Organización de las Naciones Unidas (ONU) desarrolla en el mundo, aseguró hoy el secretario general de ese organismo, Ban Ki-moon.

“Celebramos el valor y la sabiduría que mostraron los líderes y el pueblo salvadoreño al elegir el camino de la paz, al superar las diferencias a través del diálogo, al transformar la sociedad con respeto mutuo y tolerancia”, dijo el representante de la ONU en el acto de conmemoración del XXIII Aniversario de los Acuerdos de Paz.

“Su experiencia en el establecimiento y la consolidación de la paz dejó también una huella duradera en las Naciones Unidas”, añadió.

De acuerdo con el dignatario, la Misión de Observadores de las Naciones Unidas en El Salvador (ONUSAL), instalada tras la firma de los Acuerdos,  abrió un camino que siguieron después muchas operaciones de las Naciones Unidas.

“La ONUSAL se convirtió en modelo de un mantenimiento de paz exitoso, no solo porque  aprendimos muchas lecciones importantes, sino porque fue enormemente formativa para muchos funcionarios de las Naciones Unidas que luego dirigieron operaciones en otros lugares”, señaló el secretario general.

“Como resultado de ello, sus esfuerzos han ayudado a promover la paz en prácticamente todos los rincones del mundo”, agregó.

El alto representante de la ONU reconoció que tras la firma de los Acuerdos, El Salvador sigue enfrentando varios desafíos, relacionados a la inseguridad ciudadana, la exclusión social y la falta de oportunidades.

La paz “no es el producto del terror, ni el miedo, la paz no es el silencio de los cementerios (…) la paz es la aportación generosa, tranquila, de todos para el bien de todos”, aseguró, citando palabras del obispo mártir de El Salvador, Monseñor Óscar Arnulfo Romero.

“La paz es valiosa y la paz es posible. Ese es el mensaje de El Salvador al mundo. Ese es su regalo a la humanidad”, expresó el secretario general.

San Salvador, 16 de enero de 2015.