Print Friendly

En el discurso inaugural del III Foro de la Función Pública: “La profesionalización del servidor público, retos para la transformación del Estado”, el secretario técnico y de planificación de la Presidencia, Roberto Lorenzana, hizo un importante anuncio: “Quiero aprovechar este espacio para anunciar el nacimiento y puesta en marcha del Instituto Nacional de la Formación Pública con el propósito de promover la excelencia profesional del servidor público salvadoreño, mejorar los servicios públicos y contribuir a una mejor calidad de vida de toda la ciudadanía”.

 

Ante el aforo de unos 400 invitados especiales de diferentes sectores, tales como instituciones pública, cuerpo diplomático, diputados, academia y sindicatos, explicó que el instituto responde a “la creación y puesta en marcha de un proceso y programa de formación y capacitación para servidores y servidoras públicos (…), para ello el Instituto dará a luz a cuatro diplomados, el primero de los cuales iniciará el próximo mes de octubre. El Diplomado de Gobierno y Territorio, dirigido a los gobernadores y vicegobernadores para acompañar en nuevo papel que están comenzando a jugar en la articulación entre el gobierno central y los locales; el Diplomado de la Gestión Asociada a los Territorios y Desarrollo Nacional dirigido a las mancomunidades y microrregiones del país, estos serán apoyados por la Universidad José Simeón Cañas, UCA; el Diplomado sobre Gerencia Pública con la Escuela de Administración Pública de Colombia, con quienes tenemos un acuerdo de cooperación; y el Diplomado de Planeación de Desarrollo y Gestión Pública con la cooperación de ILPES (Instituto Latinoamericano y del Caribe de Planificación Económica y Social) de Chile y Luxemburgo. Simultáneamente, hemos iniciado el diseño del Instituto de Formación Pública para lo que hemos firmado un convenio de cooperación con el Instituto de Administración Pública de España y con la dirección nacional de la formación pública de Colombia para que nos acompañen en esta gran aventura que estamos emprendiendo”.

 

Roberto Lorenzana agregó que “tenemos claras las características del Estado al que tenemos que trabajar, debe ser regulador, eficiente, participativo, incluyente, austero, transparente y cercano a las personas. Avanzar a este Estado implica un vigoroso proceso de la profesionalización de la función pública. Necesitamos servidores públicos profesionales y esto quiere decir que tengan una serie de valores y competencia que son los que la ciudadanía espera y demanda: mérito, competencia, eficacia, responsabilidad, honestidad y transparencia”.

 

“Por ello en el Plan Quinquenal nuestro –dijo- que tiene el mandato del Presidente de la República, nos hemos trazado varias tareas en esta dirección. Nos hemos trazado el impulso de una nueva Ley del Servicio Civil o Función Pública para que pueda ser aprobada por la Asamblea Legislativa. Estas son iniciativas que tienen el total respaldo del Presidente de la República”.

 

Ese planteamiento fue compartido por Mari Carmen Aponte, embajadora de Estados Unidos, quién acompañó al secretario técnico en la mesa de honor. “Hace un año que nos reunimos para tratar este tema y aunque aún no está en vigencia ninguna ley. Esto refuerza la confianza en el Gobierno y se busca dignificar al servidor público y fortalecer el sentido de orgullo, de pertenencia y servicio. Todo empleado quiere saber que puede ejercer su trabajo o profesión en un ambiente seguro y justo, donde no hay favoritismo o presiones políticas, donde se brinda la posibilidad de avanzar y existen incentivos para un trabajo bien hecho. La aprobación de una nueva ley (de la Función Pública) está incluida como una acción del Asocio para El Crecimiento. Esto es importante porque este Asocio no solo habla la seguridad, habla de estabilidad y de desarrollo económico. Esperamos que la actual administración retomará el anteproyecto y lo enviará a la Asamblea Legislativa para su discusión a profundidad”.

 

“En estos momentos en los que la ciudadanía está exigiendo más a su administración, a sus políticos, a sus líderes, no podemos -como funcionarios que somos- no podemos vernos como muros o vallas que limitan o dificultan el acceso de la ciudadanía a sus derechos, que ponen dificultades a los ciudadanos, que son al fin de cuenta quienes nos pagan, puedan satisfacer sus necesidades y tener la mejor experiencia con su contacto con la administración, que es dos cosas: servidora del ciudadano y defensora de sus derechos. Y ese es el objetivo de la nueva ley, la ciudadanía quiere resultados”, reforzó el embajador de España, Francisco Rabena Barrachina.

 

El III Foro de la Función Pública y otros esfuerzos se están llevando con la finalidad de crear un espacio de intercambio de conocimientos, análisis, opiniones y difusión de experiencias nacionales e internacionales de profesionalización del servicio público y por ello cuentan con el patrocinio de la Agencia de los Estados Unidos para el Desarrollo Internacional (USAID), la Agencia Española de Cooperación Internacional para el Desarrollo (AECID) y el Gran Ducado de Luxemburgo, así como el Centro Latinoamericano de Administración para el Desarrollo (CLAD), cuyo director, Gregorio Montero, saludó este esfuerzo porque “hay que reconocer que si no generamos la masa crítica necesaria para impulsar y sostener a lo interno estos procesos los resultados no llegan a ser como quisiéramos. Hay que tomar en cuenta el rol central de los hombres y mujeres al servicio del Estado”.

 

San Salvador, 24 de septiembre de 2015