Print Friendly

El secretario técnico y de planificación de la Presidencia, Roberto Lorenzana, externó su preocupación por los hechos difundidos por un periódico digital, en los que se evidencias vínculos entre el diputado del partido ARENA, Ernesto Muyshondt; el alcalde de Ilopango, del mismo signo político, Salvador Ruano, con miembros de pandillas que operan en el país.

El funcionario considera que en ese acontecimiento se pueden configurar varios delitos, entre ellos, conspiración contra el Estado, fraude electoral y organizaciones ilícitas. “Está el delito de conspiración contra el Estado: está claro de que fueron reuniones clandestinas con el propósito de conspirar contra la institucionalidad del Estado (…), contra el proceso electoral, porque ahí se habla de una negociación de votos, (…) esto es un fraude electoral, hubo compra de votos (…) a delincuentes”, detalló el funcionario.

El secretario de planificación manifestó que el caso amerita una investigación a fondo, sin ningún sesgo, y llegar hasta las últimas consecuencias. “Estas son las cosas que hay que corregir. No es posible que gente que tenga determinados niveles de responsabilidad y poder en el país, haga negociaciones con el crimen organizado (…). La Fiscalía no debería de vacilar”, dijo.

Roberto Lorenzana considera, a partir del audio difundido, “hasta el gabinete de gobierno estaban negociando con las pandillas. Sin duda hubiera sido un gobierno de las pandillas si hubiese ganado ARENA, porque estaban negociando hasta el ministro de seguridad con las pandillas”.

El titular agregó: “En este escenario, uno fácilmente puede pensar que también ahí se ha pactado (porque esas reuniones) seguramente han continuado, (…) el asesinato de policías; como perdieron, porque la desestabilización viene organizándose desde ese momento; incluso las masacres que hemos conocido pueden ser pactadas, (…) son gente que no tiene ningún escrúpulo”, analizó.

Por otra parte, el secretario técnico y de planificación no descartó que el vídeo haya sido filtrado por los mismos miembros del partido ARENA, como parte de la guerra interna por la dirigencia de ese instituto político.