Print Friendly

El gobierno de la República trabajará durante el ejercicio de la presidencia pro témpore del SICA en la consolidación de una estrategia regional para enfrentar la inseguridad en la región, en consonancia con una de las principales tareas nacionales del Ejecutivo: garantizar la tranquilidad de las familias a partir de una estrategia integral de combate a la criminalidad.

 

“El compromiso de El Salvador es trabajar por la seguridad regional ya que la seguridad es un tema que no solo afecta al país, sino a la región. De la misma manera el presidente Salvador Sánchez Cerén se ha comprometido a impulsar los programas de desarrollo económico que permitan construir una región más articulada”, dijo el funcionario en rueda de prensa en Casa Presidencial.

 

El gobernante recibió la presidencia Pro Témpore de este organismo regional para el período del 1 de julio al 31 de diciembre de 2015, en un acto celebrado durante la XLV Cumbre Ordinaria de Jefes de Estado y de Gobierno que tuvo lugar el pasado viernes en la ciudad de Antigua Guatemala.

 

En su discurso en la Cumbre el mandatario llamó a Centroamérica a impulsar “políticas y estrategias de seguridad ciudadana, a través de la cooperación y coordinación de acciones regionales permanentes para enfrentar los delitos que afectan la vida de las personas y sus bienes, su libre tránsito, el comercio, las inversiones y el turismo”.

 

En este contexto, el secretario Chicas destacó que El Salvador impulsa una estrategia integral para enfrentar el flagelo de la violencia que afecta al país, y la misma contempla distintos mecanismos de acción como la rotación de mandos de la Policía Nacional Civil.

 

“La instrucción del Presidente ha sido seleccionar las mejores jefaturas operativas de la seguridad pública y ubicarlas en los lugares estratégicos que requieren los mejores mandos para poder enfrentar la situación que vivimos, y de esta manera asegurar el éxito de los planes de seguridad”, aseguró.

 

Las acciones del gobierno priorizan el combate contundente al crimen, así como acciones encaminadas a la reinserción y prevención de la violencia en los territorios.

 

Otro de los énfasis es el trabajo conjunto entre el gobierno y distintos sectores sociales a través del Consejo Nacional de Seguridad Ciudadana y Convivencia, que prioriza sus acciones en los 50 municipios con mayores índices de violencia, como parte del Plan El Salvador Seguro.

 

Agregó que los planes de seguridad requieren al gobierno disponer de recursos, por lo que se analizan alternativas que permitan obtener el dinero para financiarlos, en el caso de que la Sala de la Constitucional de la Corte Suprema de Justicia emita una sentencia desfavorable sobre el uso de los $900 millones provenientes de títulos valores.

 

 

San Salvador,   29 de junio de 2015.