Print Friendly
  • Enfermeras y enfermeros voluntarios del sistema de salud hablaron de la satisfacción que les deja realizar su labor, vital en la consolidación de la Reforma de Salud profundizada por el Gobierno del Presidente Sánchez Cerén.

El programa Casa Abierta de este sábado dejó profundas lecciones sobre la solidaridad y la voluntad para ayudar al prójimo. Y quién mejor que las personas que se dedican a la enfermería para hablar con propiedad al respecto.

A esas personas, miembros de la Red de Voluntariado de Enfermería para el Buen Vivir, fue dedicado esta edición del programa, en el que el Presidente Salvador Sánchez Cerén y la Primera Dama, Margarita Villalta de Sánchez, sostienen encuentros con distintos sectores de la ciudadanía para conocer sus experiencias en el trabajo que, junto al Gobierno, realizan para construir un mejor El Salvador.

Rosa María Ayala, jefa de enfermería del Hospital Nacional de la Mujer “Dra. María Isabel Rodríguez”, encarna esa vocación, y todas las vivencias que conllevan ejercerla.

“He visto la alegría de un ser amado nacer, he podido darle la mano a un niño prematurito, a ese niño prematuro que, con solo mi dedito, él me abraza con su manita y puedo sentir ese toque piel a piel”, aseguró Rosa al brindar testimonio de su labor.

“Pero también conozco y sé de primera mano el final de la vida de mis pacientes de oncología, donde tengo que darles el amor, donde tengo que darles esa calidad de mi trabajo”, contrastó después.

Como Rosa, son cientos de enfermeras y enfermeros que brindan sus servicios en todo el territorio salvadoreño en los recintos del Ministerio de Salud, llevando además su labor hasta los lugares más inaccesibles del país, convirtiéndose en piezas clave para la Reforma de Salud iniciada en 2009 y profundizada bajo el gobierno del Presidente Sánchez Cerén.

“La reforma va enfocada a la población que más lo necesita y no se puede hablar de cobertura y ampliación de cobertura si no es llegando hasta esos lugares, más cerquita de la gente”, reconoció Lolita Guadrón, de la Unidad Nacional de Enfermería, otra de las invitadas al programa.

“Hablar de enfermería es una pasión por un continuo del cuidado de la persona para mantenerla sana, para recuperarla si la tenemos enferma, para ayudarle y sostenerla en su rehabilitación”, aseguró la enfermera.

“No puede ser si no es producto de una vocación”, aclaró.

La vocación de esta red cobró fuerza como un movimiento nacional a partir de 2009, cuando un grupo de enfermeras voluntarias decidió llevar a la calle los servicios que prestaban al interior de los recintos de salud pública.

Inició con ferias de salud en plazas públicas en distintos departamentos y su vocación encontró un asidero perfecto en el Festival para el Buen Vivir, iniciado por el Presidente Sánchez Cerén cuando fungía como Vicepresidente en la administración anterior y continuado por la Primera Dama bajo este gobierno.

“Este arte del cuidado requiere de cualidades, se requieren de valores y se requiere de principios, pero eso no puede ser posible si no lo llevamos a una práctica cotidiana, ahí encontramos la verdadera esencia del voluntariado”, comentó Concepción Castaneda, jefa de la Unidad Nacional de Enfermería del Ministerio de Salud, quien lideró esta iniciativa desde sus inicios.

Lolita recordó la consigna con que Concepción motivaba a sus compañeras y compañeros cuando inició esta labor: “Hay que hacer una imagen diferente dela enfermería, no solo la enfermera de las pastillas, la enfermera de la jeringa: hay que hacer algo más allá de eso”.

Rosa sabe el valor de esa consigna, y la aplica y replica cada vez que puede en su trabajo en el Hospital Nacional de la Mujer.

“Necesitamos también ser hombres y mujeres de cambio garantes de esos cuidados de enfermería con calidad, con calidez, con humanismo, pero también hacer un enfoque preventivo, curativo y de rehabilitación para la población”, aseguró.

Y luego añadió unas palabras que no dejan lugar a dudas de su vocación: “Amo mi carrera, estoy enamorada de ser enfermera, si volviera a nacer volvería a ser enfermera”.