Print Friendly
  • Estudiantes con distintos dramas humanos y vulnerabilidad es sociales han retornado a las aulas gracias al impulso de las medidas extraordinarias de prevención. Hoy dieron su testimonio de vida ante el Presidente Salvador Sánchez Cerén, quien les recibió en el programa Casa Abierta.

Kenya sabe que su situación es difícil: con catorce años es madre de un niño de un año y cuatro meses. Vive junto a él, su hermana menor (de seis años) y su madre en Lourdes, en el municipio de Colón. Su embarazo le obligó a dejar  la escuela, donde cursaba sexto grado, y dedicar más tiempo a aprender a ser madre.

“Yo quiero sacar a mi hijo adelante, esta es una experiencia bastante fuerte, ser madre soltera a ten temprana edad, créanme que es difícil, pero aquí sigo adelante”, dice Kenya, que sueña con ser abogada.

Pese a lo complicado de su experiencia, ahora ha encontrado una forma de lograr ese sueño, luego de retomar sus estudios gracias al programa de flexibilización educativa que implementa el Ministerio de Educación, como parte de las medidas extraordinarias orientadas a la prevención de la violencia y la ejecución del Plan El Salvador Seguro.

“Me hablaron de este Plan El Salvador Seguro y me dijeron que en el Centro Escolar Arturo Ambrogi se podía sacar el sexto grado en tres meses. Yo me metí y primero pensé que me iba a costar bastante porque era todo el día, pero gracias a Dios me puede graduar, tengo mi certificado de sexto grado, este año estoy estudiando séptimo esperando sacar una carrera con mi bebé”, explica.

“Si yo puedo ustedes también pueden”, aseguró.

Su testimonio formó parte de las experiencias conocidas este sábado en el programa Casa Abierta, donde el Presidente Salvador Sánchez Cerén y la Primera Dama, Margarita Villalta de Sánchez, compartieron con  niñas, niños, jóvenes y adultos que han regresado a los estudios gracias a esta iniciativa implementada por el Gobierno, con la cual miles de personas que están reinsertándose al sistema educativo.

Este proyecto, que está siendo financiado con el apoyo de la población a través de la contribución especial para la seguridad ciudadana y convivencia, logró en 2016 la reincorporación de 4,715 alumnos que por distintas razones habían abandonado la escuela. Para este año, la meta es superar dicha cantidad.

Precisamente para el Presidente “la educación transforma, la educación construye valores, la educación permite, no solo ser buenos ciudadanos, sino también prepararlos a ustedes en las competencias productivas que les permitan ingresar a la actividad laboral, a la actividad productiva de este país”.

“A través de la educación también podemos contribuir a que la familia genere para sus hijos, para nuestros hijos,  un ambiente de formación en valores que permita que los jóvenes tengan claridad de su futuro, claridad de donde caminar”, dijo el gobernante.

“Yo tengo una hija de dos años y estoy esperando otro bebé”, manifestó, por su parte, Irene Cruz Serrano, joven beneficiaria de este programa.

“Gracias a este proyecto decidí seguir adelante, sacar mi sueño de ser maestra de lenguaje, quiero darle una buena educación a mi hija y a este bebé que viene en camino. Así es que yo agradezco a todos, al Presidente, al Ministerio de Educación, por este proyecto con el que podemos salir adelante”, añadió.

El programa también ha ayudado a migrantes salvadoreños retornados, los cuales buscan recuperar sus estudios, como el caso de Ramón Ernesto Rodríguez, otro de los beneficiarios, quien cursa actualmente segundo año de bachillerato en una modalidad flexible.

“Lo que para muchos tal vez sea un pequeño paso para mí es un gran salto. A veces creemos que se acabaron las oportunidades, pero las oportunidades se terminan cuando uno decide, y si se encuentran ciertas personas que se interesan en el futuro de nosotros  es más fácil”, comentó Ramón, quien también aseguró que ahora tiene nuevos retos y nuevas metas pues “nunca es tarde para empezar”

José Luis Guardado, joven padre de familia, también se mostró agradecido por la implementación de este programa.

“Hay personas que no podemos seguir continuando los estudios, pero gracias a esto sí lo vamos a hacer. Quiero decirle a los jóvenes y adultos y a todos los que tengan la posibilidad, y puedan, que sigan estudiando, porque es una oportunidad que no se va a dar siempre”, dijo.

“Veinte  años atrás estos beneficios que tenemos ahorita no los teníamos, porque si los hubiéramos tenido seríamos otra clase de gente ahora. Lo que usted está haciendo es educarnos  a la mayoría, y hay gente que no entiende que usted nos está educando, señor Presidente”, aseguró por su parte Daysi Nohemí Escobar, madre de familia de uno de los niños beneficiarios de la flexibilidad educativa en Sonsonate.

El programa está siendo implementado de forma gradual en los municipios priorizados en el Plan El Salvador Seguro, cincuenta en total, de los cuales 10 ya cuentan con las posibilidades para que quienes han abandonado el sistema escolar puedan regresar.

San Salvador, 19 de marzo  de 2017.