Print Friendly, PDF & Email
  • El portavoz del gobierno salvadoreño manifestó que el país está agradecido con Taiwán por su cooperación y amistad, pero que el interés y bienestar del pueblo salvadoreño es superior.

La apertura de relaciones diplomáticas con la República Popular China era ineludible, un movimiento estratégico, inevitable y trascendental para la historia de la diplomacia salvadoreña, argumentó hoy el secretario de Comunicaciones y de Gobernabilidad de la Presidencia, Roberto Lorenzana.

Tras el anuncio oficial hecho por el Presidente Salvador Sánchez Cerén en la noche del lunes, el Secretario dijo que “este es un movimiento que va con los tiempos, son movimientos ineludibles, inevitables. El país tenía que llegar a esta situación (la apertura de las relaciones) y se han llenado las condiciones para hacerlo”.

En concreto, el gobierno salvadoreño espera que el país se fortalezca con esta decisión en el ámbito económico, que se multiplique de forma acelerada la relación comercial con China. “Tenemos confianza de que más productos salvadoreños, en volúmenes mayores, podrán ser exportados hacia la República Popular de China. China es un gran mercado, es la fábrica del mundo que demanda muchos productos también, y eso, por supuesto, es una enorme oportunidad para nuestro país”, dijo el funcionario.

Para 2014, año en que empezó la administración del Presidente Sánchez Cerén, el país exportaba a China $6 millones y para 2018 las ventas a este gigante asiático llegaron a los $81 millones. Es destacado el hecho de que este gobierno, a principios del mandato, retiró la reserva que tenía El Salvador a la participación de China ante la Organización Mundial de Comercio, lo cual fue fundamental también para que esta nación levantara los aranceles que tenía para una serie de productos salvadoreños.

La República Popular China es la segunda potencia económica del mundo, y también es la segunda economía en importancia para El Salvador, después de los Estados Unidos, incluso sin haber establecido relaciones diplomáticas, detalló el portavoz del gobierno salvadoreño.

Añadió que la decisión tiene base en la promesa de campaña del Presidente Salvador Sánchez Cerén de fortalecer las relaciones internacionales con todos los países del mundo, independientemente de su posición político-ideológica.

“Somos un gobierno abierto al mundo”, expresó, al recordar hitos en la diplomacia salvadoreña, como la apertura de relaciones con Cuba, en 2009; y en este gobierno el inicio de las relaciones con Vietnam, y aunque ya habían relaciones con Rusia, se abrió por primera vez una embajada en este país, el cual “es una potencia en diferentes ramas de la economía, de la ciencia, en el desarrollo espacial, en energía”.

Con la decisión del Presidente Sánchez Cerén, El Salvador se suma a otros 177 países que han aprobado la Resolución 2758 de la Asamblea General de la ONU que reconoce la existencia de una sola China y el Gobierno de la República Popular China es el único legítimo, por lo que la provincia de Taiwán forma parte inalienable de este territorio.

San Salvador, 21 de agosto de 2018.