Print Friendly

El presidente Salvador Sánchez Cerén y el viceministro de Agricultura, Hugo Flores, anunciaron hoy que el gobierno impulsa una serie de medidas encaminadas a combatir las acciones especulativas de comerciantes que han elevado el precios del frijol en el país, con lo que afectan a las familias salvadoreñas.

Durante el programa Gobernando con la Gente, transmitido desde el Centro Escolar Valle Verde, en Apopa, el mandatario aseguró que están trabajando para disminuir “ese precio especulativo”, ya que es injustificable que se comercialice el frijol a precios exorbitantes cuando se ha obtenido una producción de 2.7 millones de quintales, es decir, lo suficiente para cubrir la demanda.

 

“Hay acaparadores que compran al productor y lo tienen guardado, y ya cuando el precio sube sacan el frijol. Estamos haciendo investigaciones y vamos a actuar con todos los mecanismos de la ley para golpear a los especuladores”, dijo el jefe de Estado.

 

Por su parte, el viceministro Flores dijo que el país obtuvo  la mayor cosecha de frijol en los últimos 15 años, lo que asegura una amplia oferta en el mercado nacional.

 

“Esta especulación que se ha dado en las últimas dos semanas obedece a intereses políticos electorales de algunas empresas que están jugando con el bolsillo de la población”, argumentó el funcionario.

Agregó que el Sistema de Protección al Consumidor está activado y se ha diseñado un plan para combatir  esta ola especulativa y garantizar que se aplique “todo el peso de la ley a aquellas empresas que están abusando en la comercialización del frijol”.

 

Informó que ya iniciaron el proceso de compra de este alimento a cooperativas y productores nacionales, el cual estará siendo comercializado en las próximas semanas en los puntos de compra de los sectores populares.

 

“Todo esto irá acompañado de otras medidas que nos permitan, como una de las principales apuestas del gobierno en el ramo de agricultura, garantizar la seguridad y soberanía alimentaria de la población, aseguró Flores.

 

San Salvador, 10 de enero de 2015.