Print Friendly

El gobierno del presidente Salvador Sánchez Cerén adoptó medidas especiales para asegurar que las rutas afectadas por el sabotaje impulsado por criminales tienda a normalizarse a partir de mañana jueves 30 de julio.

Así lo confirmó el  viceministro de Transporte, Nelson García, al anunciar que luego de una reunión con los empresarios afectados se acordó una estrategia que incluye el reforzamiento de la seguridad en los trayectos y en zonas específicas.

“Esperamos que en el transcurso del día de mañana se vaya normalizando la irregularidad en el transporte, va a haber acompañamiento en algunas unidades de miembros de la Fuerza Armada y de la Policía Nacional Civil”, dijo el funcionario en conferencia de prensa celebrada en Casa Presidencial.

Explicó que, tras este reforzamiento de la seguridad, los transportistas que no salgan a cumplir con sus rutas van a ser sancionados por el VMT.

Agregó que la instrucción del presidente Sánchez Cerén es generar y garantizar la seguridad a los trabajadores del transporte que han salido afectados, para que puedan ir normalizando su actividad tras el sabotaje atribuido a pandilleros.

Asimismo, García informó que el gobierno mantendrá el plan contingencial que arrancó desde el pasado lunes, y  a través del cual se han dispuesto vehículos para movilizar a la población a distintitos municipios del Gran San Salvador.

“Lo que ha hecho el gobierno al diseñar un plan contigencial es precisamente dar la tranquilidad a los ciudadanos que se ven afectados por este boicot al transporte, garantizarles que sí puedan llegar a sus trabajos y regresar a sus casa”, manifestó.

La estrategia incluye desde el Ministerio de la Defensa Nacional la designación de más soldados para apoyar a la PNC en las labores de reforzamiento de la seguridad al sector transporte.

San Salvador, 29 de julio de 2015.