Print Friendly

  DESCARGAR

Quiero iniciar este acto de Traspaso de Mando, dando un reconocimiento a los hombres y mujeres mártires de esta institución policial, quienes han ofrendado su vida en el cumplimiento de su deber; me solidarizo con sus familiares y amigos.

La Policía Nacional Civil es una de las más grandes instituciones que tenemos, hija de los Acuerdos de Paz. Pero no basta decir que esta institución es fruto de los Acuerdos de Paz, debemos reconocer la noble tarea que ha desarrollado la Policía Nacional Civil en la construcción de la democracia, el estado de derecho y la búsqueda de una convivencia pacífica de nuestra sociedad.

En primer lugar destacamos la profesionalización de nuestra policía y su carácter civil. Cada día las comunidades se van identificando con su rol y el aporte de prevención y de servicio que presta.

Debemos también destacar la entrega de la causa del cumplimiento de la ley, razón por la cual muchos policías han ofrendado su vida. No podemos olvidar que dejamos atrás a los antiguos cuerpos policiales caracterizados por el irrespeto a los derechos humanos. Por esta razón pactamos una Policía Nacional Civil basada en el principio de respeto a la dignidad humana y así, cada vez avanzamos en la conformación de una institución policial apegada al estricto cumplimiento de los derechos humanos.

La función que le ha mandado la Constitución de la República a la Policía Nacional Civil es garantizar el orden, la seguridad y tranquilidad pública, así como la colaboración en el procedimiento de investigación del delito y todo ello, con apego a la ley y estricto respeto a los derechos humanos.

Esa función es el deber ser de la Policía Nacional Civil y nos marca el rumbo de accionar.

Estoy consciente de las necesidades y sus demandas de la Policía Nacional Civil, algunas de ellas son históricas y hasta estructurales, sin embargo, nos comprometemos a seguir dignificando el trabajo del policía.

Trabajaremos para que tengan las condiciones necesarias y adecuadas para cumplir su misión y fomentar más su profesionalización.

Estamos conscientes de la situación de inseguridad que vivimos. Son cientos de voces que se levantan en contra de la violencia, todo ello ha generado en la población, impotencia, intolerancia y la búsqueda de acciones que no solucionan el problema, nos solidarizamos con las víctimas de la violencia.

Detrás de los números y estadísticas hay una realidad humana de muerte, sufrimiento y desesperación que como Presidente de la República no pasó desapercibido sino que me llena de preocupación, pues yo sueño, como lo expresé en la toma de posesión, con El Salvador donde la vida esté libre de riesgos, donde las ciudades sean espacios seguros de convivencia, donde los ciudadanos se encuentren protegidos, pero esto necesitamos de la participación activa de los gobiernos y liderazgos locales, de las organizaciones sociales, de empresarios, iglesias, comunidades y familias, solo juntos podremos superar la inseguridad y el miedo.

Como Gobierno vamos a implementar algunas estrategias que marcarán las grandes líneas de acción, vamos a trabajar con una visión estratégica de Estado, es decir respetuosos del estado de derecho y del cumplimiento de los derechos fundamentales de las personas.

Como lo he expresado en múltiples ocasiones fomentaremos la participación ciudadana, integraremos diferentes expresiones y manifestaciones de los ciudadanos en el proceso de adopción de decisiones de la política pública en prevención y seguridad de sus comunidades.

Es fundamental en nuestro plan la gestión local de la seguridad, contribuiremos y construiremos  estrategias y acciones en el espacio local, sobre políticas integrales de seguridad que promuevan eficiencia y eficacia en la resolución de las necesidades en materia de prevención, atención, intervención, investigación, resolución, rehabilitación, reinserción con la participación ciudadana que faciliten el proceso de descentralización de competencias y mejor aprovechamiento de los recursos.

El problema no solo le compete al Ministerio de Seguridad y Justicia, sino a todo el Estado, por ello vamos a trabajar por la articulación y coordinación interinstitucional, fomentando la creación de espacios de entendimiento y trabajo organizado, con las diferentes entidades públicas y privadas para el mejoramiento de las respuestas ante las diferentes necesidades y retos de la seguridad ciudadana.

Yo les expresé en la campaña utilizando las metáforas de las dos manos inteligentes, en una mano oportunidades y en la otra la fuerza del Estado.

Por eso haremos uso legítimo de la fuerza por parte del Estado, eso sí, el uso de la fuerza  como último recurso y no como la forma de solución  inmediata a los conflictos sociales.

Como la violencia  tiene origen  multicausales, nosotros  implementaremos un enfoque  integrador, con las políticas públicas y  sociales, donde…el enfoque integral de las diferentes políticas sociales para enfrentar el problema de la violencia y  delincuencia desde una perspectiva multidimensional e  interinstitucional.

Amigos y amigas, señores y señores de la Policía Nacional  Civil, Pueblo Salvadoreño.

No dejemos  que la violencia y el  miedo venzan a la esperanza y a la alegría por un futuro lleno de prosperidad  y dignidad para  todos los salvadoreños, les  digo con toda  sinceridad y responsabilidad que me da el cargo como  Presidente.

Vamos a combatir la inseguridad, combatiremos  las extorsiones, trabajaremos para  prevenir asesinatos, no le daremos  tregua al crimen organizado, lucharemos en contra de la violencia, merecemos vivir en un país en paz, en armonía y con justicia.

Pronto el Ministro de Seguridad y Justicia, Benito Lara, y su equipo de trabajo dará a conocer las medidas urgentes que vamos a tomar  en los primero meses de nuestro gobierno y dentro de ello, enmarcadas en la política nacional  de justicia y seguridad pública y convivencia 2014-2019 y también vamos a crear el Sistema Nacional  de Seguridad Ciudadana  que estará bajo mi responsabilidad.

Nos sentimos comprometidos con las víctimas,  nos sentimos demandados por el pueblo salvadoreño.

Para cumplir con esa demanda necesitamos  recursos, por ello es necesario que el empresariado  le apueste junto a mi gobierno  a que se mejoren los ingresos del Estado  y llevar recursos para cumplir con esta misión de llevar  seguridad,  tranquilidad a la población salvadoreña.

Esta es una oportunidad para todos, para seguir  avanzando en la construcción del país, con más democracia,  desarrollo y seguridad.

Muchas gracias  a todos y a todas

Que Dios les bendiga.