Print Friendly

Los gobiernos de El Salvador, Guatemala y Honduras, que conforman el llamado Triángulo  del Norte de Centroamérica, harán cabildeo en Estados Unidos para apoyar las gestiones del gobierno del presidente Barack Obama sobre los fondos que serán destinados a la Alianza para la Prosperidad.

Así lo anunció hoy el gobierno de la República en una conferencia de prensa encabezada por el presidente Salvador Sánchez Cerén, el ministro de Relaciones Exteriores, Hugo Martínez, y el secretario Técnico de la Presidencia, quienes ayer concluyeron una visita de trabajo a Guatemala en la que se reunieron con el vicepresidente de Estados Unidos, Joe Biden.

El presidente Obama ha solicitado, como una primera acción, mil millones de dólares al Congreso de su país para apoyar este plan de desarrollo de las tres naciones centroamericanas. Este monto podría también ser solicitado por dos años más, con lo que totalizarían 3 mil millones de dólares los recursos aportados por la nación norteamericana.

El gobernante salvadoreño anunció que en la reunión de Guatemala trabajaron en la definición  de una estrategia de implementación de la Alianza para la Prosperidad, que contendrá proyectos específicos, beneficiados y montos de recursos para la ejecución.

Anunció que el 16 de marzo próximo los cancilleres de los tres países viajarán a Washington a presentar el Plan y a “hacer lobby ante el Congreso de Estados Unidos”.

“Quiero aprovechar para decirle al Congreso de Estado Unidos que esos fondos son necesarios para la región”, expresó en este contexto el jefe de Estado, al asegurar que las naciones del Triángulo Norte “han demostrado capacidad para llevar adelante esta misión de transformar la región”.

Por su parte, el canciller Martínez declaró que la Alianza para la Prosperidad tiene como ventaja la voluntad política de las naciones centroamericanas, de Estados Unidos y México.

“Hay una coincidencia de objetivos”, dijo el jefe de la diplomacia salvadoreña.

Explicó que en la reunión que concluyó ayer martes se definieron también las acciones de cabildeo que harán los gobiernos para lograr la aprobación de los fondos solicitados por el presidente Obama.

El cabildeo se realizará, a parte del Congreso estadounidense, “con el sector privado y otros influenciadores y tomadores de decisiones”  en esa nación.

“En un segundo momento se avanzará (con las labores de cabildeo) a otros socios, que pueden ser del continente o de otro continente, como es el caso de Europa”, dijo el ministro Martínez.

Añadió que se acordó la realización de tres reuniones con sectores clave: una reunión con el sector privado (que será organizada por las cámaras empresariales de los países del Triángulo Norte de Centroamérica y de Estados Unidos); un encuentro con las autoridades de seguridad de El Salvador, Guatemala y Honduras y sus similares estadounidense; y un tercer encuentro con organizaciones de la sociedad civil.

El presidente Sánchez Cerén aseguró que este plan va más allá de la desincentivación de la migración irregular, pues se propone la “transformación” de la región a través de una “visión profunda” del desarrollo.

San Salvador, 3 de marzo de 2015.