Print Friendly

Amplios sectores de la sociedad, un abanico que incluye al gobierno, los partidos políticos, la empresa privada, la academia, las iglesias y promotores del medio ambiente, se unieron en el Consejo Nacional de Sustentabilidad Ambiental y Vulnerabilidad (CONASAV) para defender la vida en El Salvador.

La iniciativa fue presentada el primer día de este mes de marzo por el presidente de la república, Salvador Sánchez Cerén, un incansable defensor de la naturaleza a lo largo de su intensa vida de luchador social.

“La creación del Consejo Nacional de Sustentabilidad Ambiental y Vulnerabilidad marca un momento importante de la historia de nuestra nación, y es la mejor oportunidad para que todos juntos trabajemos por preservar y mejorar la vida en El Salvador”, dijo en su discurso el estadista.

Agregó que “tiene un significado especial, porque está directamente relacionada con la vida, es decir, con la preservación de nuestro medio ambiente, asegurar nuestros recursos naturales para las presentes y futuras generaciones, contribuir a adaptarnos de la mejor manera y tomar medidas ante los efectos del cambio climático”.

El líder de la nación subrayó que conservar el medio ambiente y desarrollar los mecanismos para disminuir la vulnerabilidad ante el cambio climático que golpea al país y absorbe importantes recursos financieros es una responsabilidad que todos los salvadoreños debemos afrontar.

Es un llamado que no cayó en saco roto y es acogido por representantes de amplios sectores que están convencidos de la urgente necesidad de una nueva cultura en la protección del medio ambiente para que la humanidad sobreviva.

La ministra de Medio Ambiente y Recursos Naturales, Lina Pohl, coordinadora del CONASAV, explicó que el proceso de conformación de esta instancia traspasa el ámbito gubernamental, pues es Consejo es autónomo y plural.

“Hemos logrado posicionar el tema ambiental, como uno de los temas que compete a todas y todos e incide en la economía. Es tan grave la situación ambiental en el planeta, que lo que parece claro también es que no lo podemos hacer solo los gobiernos, no lo puede hacer solo la sociedad civil, no lo puede hacer solo algunos empresarios visionarios”, expresó la funcionaria.

“Revertir la degradación ambiental y enfrentar los efectos del cambio climático solo se puede hacer en conjunto”, subrayó la Ministra en un encuentro de miembros del Consejo con la prensa.

El llamado a trabajar unidos en defensa de la naturaleza es respaldado por el representante del sector empresarial, Carlos Calleja.

“Creo que siendo esto un foro multisectorial, cada uno tiene que aportar sus insumos y se tiene que tomar en cuenta de parte de todos los sectores las realidades y los requerimientos que cada sector necesita para poder participar de una forma protagónica y efectiva”, dijo.

“El llamado es a todos los sectores del país que nos pongamos a trabajar, no solo a dialogar, para que de esta oportunidad, de estas mesas, realmente salgan resultados concretos”, añadió.

También Claudia Blanco, de la Fundación Salvadoreña de Desarrollo y Vivienda Mínima (FUNDASAL), resaltó la necesidad de acuerdos de nación en el tema del medio ambiente y la posibilidad de alcanzarlos en el Consejo.

“Si algo nos compromete a unirnos a la iniciativa del Gobierno de El Salvador en materia de adaptación al cambio climático es porque a nosotros nos consta cómo le afecta a la gente. A nivel de una institución como FUNDASAL, los impactos se pueden vivir, respirar, entran por la piel y son bastante dolorosos”, aseguró.

“Medio millón de familias en el país habita en condiciones de vulnerabilidad bien elevadas y los efectos del cambio climático terminan con esas precarias economías de subsistencia en condiciones que con un soplido desaparece el esfuerzo de toda una vida. Así no se puede hablar de desarrollo”, advirtió.

Alejandro Labrador, representante de la Mesa Nacional Frente a la Minería Metálica, apuntó que aportar al debate sobre los temas ambientalistas en el Consejo es de importancia “relevante para los jóvenes y las futuras generaciones”, dijo Labrador.

“El reto es hacer que (la política pública) responda a lo que el país realmente necesita”, manifestó.

Para el presidente Sánchez Cerén se trata de una ecuación que solo tiene una respuesta: “Para enfrentar este gran reto se necesita del trabajo de todos”.

“Nuestra historia nos ha enseñado que debemos trabajar unidos y concederle importancia al diálogo, como mecanismo fundamental para la construcción de estrategias de desarrollo y bienestar”, subrayó el estadista.