Print Friendly
  • Esta estrategia económica nacional se basa en tres principios fundamentales: actuar local y pensar global, economía y creatividad, y desarrollo de los recursos humanos.

El Presidente Salvador Sánchez Cerén compartió esta mañana en Casa Abierta con micros y pequeños empresarios que son parte activa en la estrategia nacional “Un Pueblo, Un Producto”, la cual promueve el desarrollo económico y social, el empelo y la productividad.

 

El programa promueve procesos que generan capacidades comunitarias, emprendedoras y empresariales a partir del potencial de recursos locales e identitarios y lleva “bienestar y mejor calidad de vida a las familias salvadoreñas”, expresó el mandatario.

 

La estrategia es respaldada por los gobiernos de Japón y China (Taiwán), países en los que se originó este modelo, así como Luxemburgo.

 

El Presidente dijo que tiene como visión fundamental apostarle al crecimiento y desarrollo económico del país, a partir del propio desarrollo de los territorios y de los pueblos.

 

Instó a los empresarios que nacieron con este programa a que expandan su visión más allá de lo local, porque el producto de calidad tiene capacidad de competir en otros mercados del mundo.

 

En este sentido informó la decisión de El Salvador de sumarse de manera inmediata a la unión aduanera del Triángulo Norte de Centroamérica, que promoverá el desarrollo económico y social a través del libre tránsito de mercancías y productos en la región.

 

Luego de la reunión de trabajo sostenida ayer con sus homólogos de Honduras, Juan Orlando Hernández, y Guatemala, Jimmy Morales, el gobernante aseguró que se han definido las líneas de acción para que los pasos fronterizos se conviertan en herramientas que conduzcan a una integración profunda de las tres naciones.

 

“Las unión aduanera es una estrategia económica que busca dar facilidad al comercio”, dijo el estadista en Casa Abierta.

 

“Algunos de ustedes exportan hacia Guatemala, Honduras o cualquier país de Centroamérica. Han encontrado dificultades con la movilidad de sus mercancías, hay que hacer una serie de trámites, es lo que queremos terminar estos tres países”, dijo.

 

Manifestó que la región del Triángulo Norte constituye un mercado atractivo para la exportación, de ahí el interés del gobierno de facilitar a los micro y pequeños empresarios los mecanismos que permitan que sus productos traspasen fronteras.

 

Aseguró que su administración está convencida de que el esfuerzo de unión aduanera está ligado a la estrategia de “Un Pueblo, Un Producto”, porque abre mayores facilidades para comercializar las mercancias en la región.

 

El Salvador, según lo ha dicho el estadista, aspira a que la unión aduanera sea una realidad en toda Centroamérica.

 

En su mensaje, el mandatario destacó además los programas de crédito que facilita la banca nacional a los emprendimientos locales, que han permitido a numerosos empresarios echar a andar sus iniciativas emprendedoras.

 

“La banca nacional de desarrollo pone al servicio sus líneas de crédito para apoyar a los pequeños y microempresarios, vamos a seguirles apoyando y buscando recursos, no solo con la cooperación, sino con recursos propios para seguir fortaleciendo este programa”, acotó el mandatario.

 

San Salvador, 21 de octubre de 2017.