Print Friendly, PDF & Email
  • Esta madrugada, tiempo en El Salvador, llegaron las noticias desde El Vaticano: el primer beato de El Salvador será canonizado el 14 de octubre en Roma.

El Presidente Salvador Sánchez Cerén agradeció hoy al Papa Francisco por sus buenos oficios en el proceso de canonización del beato Óscar Arnulfo Romero, hecho histórico que inunda de alegria a toda la nación salvadoreña.

“El Salvador está lleno ahora de una enorme alegria porque hemos conocido la fecha y lugar de canonización”, expresó el jefe de Estado en Casa Abierta, programa en el que se reunió con representantes del sector agropecuario del país.

En la madrugada, tras conocerse la noticia del lugar y fecha de canonización, el Presidente dijo en un comunicado que Monseñor Romero “cumplió de manera ejemplar su compromiso con los más humildes y desprotegidos, y se convirtió en el defensor de sus derechos, sin importar el inminente riesgo y sufrimiento de martirio que esta decisión traería para su vida”.

En Casa Abierta añadió que el martirio de Monseñor Romero “puso a prueba su fe en Dios”.

Añadió que en su apostolado hizo “una obra de defensa y protección” de las personas más humildes de El Salvador, y es una
“gran bendición de Dios”, que el país tenga a su primer santo.

El Presidente llamó a la nación a unirse, guiados por el legado del beato Romero, para afrontar los desafíos actuales y futuros de la nación.

Nos unimos a la felicidad de la Iglesia católica, las demás iglesias y las personas que en la figura de Monseñor Romero encontraron un ideal por contribuir a la justicia, expresó el mandatario salvadoreño.

San Salvador, 19 de mayo de 2018.