Print Friendly, PDF & Email

Más de 100 mil familias salvadoreñas de los sectores de escasos recursos han mejorado su calidad de vida con el acceso a una vivienda digna gracias a los programas implementados por el gobierno del Presidente Salvador Sánchez Cerén durante los tres años y medio de su gestión.

La cifra refleja un formidable y exitoso esfuerzo, pero tiene un valor mucho más hondo, al dar oportunidad de realizar el sueño de tener un hogar seguro y una vida más confortable que alivia siglos de exclusión, marginación y hasta segregación de los pobres.

“Nuestro compromiso es facilitar a ustedes y su familia ese progreso y esperanza de una vida mejor”, expresó el Presidente el pasado 24 de enero en el acto de entrega de 250 viviendas, agrupadas en un concepto comunitario en la nueva ciudadela Villas de San Pedro, del municipio de San Pedro Masahuat, La Paz.

En otro acto, con 650 beneficiados, subrayó el día 30 de ese mes que estas entregas no son palabras sino hechos “que demuestran el verdadero compromiso de mi gobierno de mejorar las condiciones de vida de todos, especialmente de los sectores históricamente olvidados”.

Una madre de familia, María Lissett Portillo, al hacer pública su gratitud y la de sus hijos al gobernante por la casa nueva donde vivirán, lo manifestó con nitidez:

“Ya no vamos a estar afligidos porque viene el invierno y nos vamos a mojar, ya no vamos a estar diciendo que el río se va a salir, ya no vamos a estar con ese sufrimiento que teníamos antes”.

Solo saber que María y otros miles no volverán a mirar con angustia un cielo de tormenta, sirve para ilustrar el profundo cambio en sus vidas.

Hasta el cierre de diciembre del año pasado, son 103 mil familias las beneficiadas con los programas del Viceministerio de Vivienda y Desarrollo Urbano, el Fondo Nacional de Vivienda Popular (FONAVIPO), el Fondo Social para la Vivienda (FSV), y el trabajo del Instituto de Legalización de la Propiedad (ILP).

Durante la gestión del Presidente Sánchez Cerén –sin incluir el presupuesto de 2018- el gobierno ha invertido en programas de vivienda 563, 51 millones de dólares, cifra que confirma la prioridad otorgada a resolver carencias de las familias salvadoreñas.

“Asegurar progresivamente a la población el acceso y disfrute de vivienda y habitad adecuados”, es el sexto objetivo del Plan Quinquenal de Desarrollo (2014-2019) El Salvador productivo, educado y seguro.

El problema acumulado a lo largo de décadas es de enormes proporciones y su solución requiere de un esfuerzo monumental del país solo alcanzable a través del diálogo de nación convocado por el Presidente Sánchez Cerén en ocasión del 25 aniversario de la firma de los Acuerdos de Paz.

“En el país existe un alto déficit cualitativo y cuantitativo de vivienda que afecta a seis de cada diez hogares, lo que implica que aproximadamente 944 000 familias viven en condiciones inadecuadas”, informa el Plan Quinquenal (p. 153).

“El Gobierno impulsará medidas para superar las desigualdades, la discriminación, la segregación y las faltas de oportunidades para acceder a una vivienda y hábitat adecuados, y garantizar el buen vivir de todos y todas, tanto en la ciudad como el campo”, añade.

En la introducción del Plan, el Presidente Sánchez Cerén indica que el objetivo de su gobierno es lograr el desarrollo de El Salvador, sostenible e incluyente.

“La base de este Plan Quinquenal de Desarrollo 2014-2019 es la firme decisión de continuar trabajando por la superación definitiva de las causas de la exclusión social, económica, política y cultural que han vivido los sectores mayoritarios de la población salvadoreña por muchos años”, subraya el estadista.

“Tener una vivienda digna, la seguridad jurídica sobre su propiedad y la oportunidad de mejorar el hábitat, es un derecho de la población que como Estado tenemos la obligación de cumplir”, precisó en el acto del pasado día 30.

Esa decisión del gobernante son hechos concretos y felices para las más de 100 mil familias con soluciones de vivienda propiciadas por el gobierno.

Para María y otros miles que lo perdieron todo en noviembre de 2009 a causa de las intensas lluvias del huracán Ida, es la invaluable oportunidad para una vida mejor, sin las penurias de los inviernos pasados.