Print Friendly

El presidente Salvador Sánchez Cerén desarrolla desde hoy una intensa agenda de trabajo en Panamá como parte de la VII Cumbre de las Américas, la cual considera una oportunidad histórica para continuar trabajando en los desafíos de desarrollo del continente.

El cónclave “ha generado espacios que nos permiten unir a nuestros países de América ante un escenario nuevo, un escenario muy novedoso con desafíos y retos, en los cuales estamos construyendo oportunidades”, expresó el gobernante.

“Esta Séptima Cumbre va a hacer historia en el sentido de que todos los países juntos podemos enfrentar los retos que están planteados el futuro”, añadió el jefe de Estado.

Enfatizó que “el tema de la migración es un problema internacional que hay que analizarlo desde todos los puntos de vista”, a la vez que destacó que junto a Honduras y Guatemala, con el apoyo de Estados Unidos, impulsan un plan que permitirá el desarrollo del Triángulo Norte Centroamericano y que ayudará a enfrentar las causas estructurales que motivan el fenómeno de la migración irregular.

“A través de la Alianza para la Prosperidad (del Triángulo Norte) queremos enfrentar las causas que motivan la migración, como la falta de oportunidades económicas, de empleo, el tema de violencia e inseguridad y los desafíos en materia de desarrollo humano sostenible; queremos apostarle a la formación del capital humano, a la educación”, dijo el estadista salvadoreño.

Precisamente, la agenda de trabajo inició este día con un encuentro con el secretario general de la ONU, Ban Ki-moon, a quien el presidente Sánchez Cerén solicitó el apoyo del organismo para impulsar la Alianza para la Prosperidad.

El mandatario salvadoreño también participará hoy en la reunión de los presidentes del SICA con el gobernante estadounidense, Barack Obama.

Ciudad de Panamá (Panamá), 10 de abril de 2015.