Print Friendly

Una brigada de voluntarios del Comité de Solidaridad con el Pueblo de El Salvador (CISPES, por sus siglas en inglés) permanecerá en país durante dos semanas para apoyar al Programa Nacional de Alfabetización en varias comunidades.

 

Los jóvenes realizarán jornadas de motivación para captar voluntarios en distintas instituciones educativas y visitarán círculos de alfabetización en comunidades urbanas y rurales; como muestra de solidaridad del pueblo de Estados Unidos con los esfuerzos que realiza el país para disminuir el analfabetismo en las personas jóvenes y adultas.

 

El titular de Educación, Carlos Canjura, agradeció a los voluntarios por la gran labor que van a desempeñar, “van a tener dos visitas importantes, una en el occidente, específicamente los municipios Texistepeque y Santa Ana, en oriente, San Dionisio y Chirilagua, es una brigada que viene justamente a apoyar el tema de alfabetización, van a trabajar con los facilitadores”.

 

Por su parte, el viceministro de Educación, Francisco Castaneda, agregó que esta colaboración “se da en el marco de una prioridad importante que ha establecido este Gobierno, que en los próximos 4 o 5 años erradicar el analfabetismo de El Salvador, hemos bajado de 19 puntos que encontramos de analfabetismo a 11.8”.

 

Del 22 al 24 de julio, divididos en grupos, los brigadistas estarán en el departamento de Santa Ana visitando los municipios Santa Ana y Texistepeque. En el departamento de Ahuachapán se trasladarán a los cantones El Durazno, Guachipilín y El Cortez del municipio San Pedro Puxtla.

 

Del 27 al 29 de julio, la brigada permanecerá en el oriente del país visitando las Islas La Pirraya y San Sebastián, y el casco urbano del municipio San Dionisio en el departamento de Usulután; mientras que en San Miguel acudirán al municipio Chirilagua.

 

Por cuarto año consecutivo los voluntarios de CISPES contribuyen con un donativo de insumos como lentes, borradores, lápices y cuadernos para los adultos de los círculos de alfabetización que visitarán durante su estancia en el país.

 

Ana Fisher, es una de los 11 voluntarios, que nació en tierras cuscatlecas y desde hace 31 años vive en San Francisco, California, ella manifestó qué la motivo a ser una voluntaria, “cuando yo llegué a los Estados Unidos no podía inglés, me sentí como una analfabeta (…) yo sé que es importante saber leer y escribir, porque no es lo mismo estar en las tinieblas que salir de las tiniebla, leer y escribir es un derecho humano”.

 

CISPES es una organización nacional de base solidaria en los Estados Unidos fundada en 1980 para ayudar a las personas más pobres a través de diferentes proyectos sociales.

 

Con el Programa Nacional de Alfabetización, de 2009 a la fecha, 201,982 salvadoreños han aprendido a leer, escribir y hacer cálculos matemáticos básicos, con el apoyo de 57,000 alfabetizadores voluntarios, declarando libres de analfabetismo a 29 territorios.

 

Este año los círculos de alfabetización a nivel nacional iniciaron su funcionamiento en abril pasado con la meta de alfabetizar a 35,881 personas en 173 municipios. Así, este año se espera declarar libres de analfabetismo a 23 municipios más.

 

Los 12 jóvenes estadounidenses y salvadoreños americanos fueron recibidos, por el ministro y viceministro de Educación, Carlos Canjura y Francisco Castaneda respectivamente, junto a la viceministra para Salvadoreños en el Exterior, Liduvina Magarín.

 

 

 

 

San Salvador, 20 de julio de 2015