Print Friendly

Excelentísimos señores Jefes de Estado y de Gobierno de los países miembros del SICA y honorables delegaciones que nos acompañan.

 

Honorable Secretaria General del SICA, Victoria Marina Velásquez de Avilés y funcionarios que le acompañan.

 

Excelentísimos Señores Embajadores y honorables  Misiones Diplomáticas

Acreditadas en la República de Guatemala.

 

Honorables Señoras y Señores miembros de los países observadores del SICA.

Amigas y amigos de la prensa.

 

Señores y Señoras.

 

Aprovecho para felicitar de manera general a cada uno de ustedes por el trabajo realizado hasta el momento a favor de la integración.

 

En esta ocasión quiero aprovechar el tiempo que me dispensan para hablar en primer lugar sobre seguridad democrática, materia que estoy seguro tiene importancia para todos nuestros países y nos obliga a analizar y actuar ante esta problemática, tanto a nivel nacional como a nivel regional.

 

El Salvador es consciente de la dimensión del problema de la inseguridad, de los efectos devastadores que tiene para el desarrollo y está convencido que en la búsqueda de soluciones integrales no podemos avanzar en solitario  y necesitamos hacerlo unidos, como región.

 

La violencia que afecta el continente y particularmente a la región y al país, no es un fenómeno reciente, constituye más bien un legado de décadas de violencia política y criminal, legado difícil de revertir en contextos caracterizados por altos niveles de desigualdad, respuestas deficientes por parte del sector de justicia, bajo nivel de presencia del Estado en los territorios y progresiva sofisticación internacionalización del crimen.

 

Para dar respuesta a este fenómeno y revertir sus tendencias y patrones históricos tenemos la responsabilidad histórica de trabajar juntos, de actuar coordinadamente.

 

En este marco es muy importante remarcar que como región tenemos una ruta clara que se encuentra contenida, en gran medida, en nuestro modelo de seguridad democrática y en la Estrategia de Seguridad de Centroamérica (ESCA), la cual no solamente  tiene la virtud de que fue construida desde nuestras propias realidades, sino que también está alineada con nuestras estrategias nacionales de seguridad, lo cual le brindan un valor sin precedentes y las posibilidades de tener una incidencia en la mejora  de las condiciones de seguridad de nuestros países.

 

Reafirmamos que la ESCA es el instrumento que coordina de forma integral y con sentido único, las acciones entre los Estados del SICA para el logro de resultados tangibles en materia de seguridad democrática regional, formulada desde la propia problemática y realidad centroamericana desde el año 2012 a diciembre del 2013.

 

En esta época se desarrollaron capacitaciones para fiscales, jueces y policías de los países centroamericanos sobre secuestros, confiscación de bienes ilícitos, investigación de delitos financieros, cooperación sobre crímenes de alto impacto, técnicas de investigación sobre maras y pandillas.

 

Señores Jefes de Estado y de Gobierno, amigos todos:

 

El mensaje de El Salvador en este ámbito de la seguridad democrática es que sigamos trabajando juntos para lograr mayores recursos de la cooperación internacional hacia los proyectos de la ESCA, así como impulsar acciones operativas  conjuntas para enfrentar esta problemática regional y llevar seguridad y tranquilidad a nuestra población.

 

Muchas gracias.