Con los pandilleros en la cárcel, además desaparecen de las paredes los grafitis de estas estructuras terroristas

El Gobierno del Presidente Nayib Bukele no se detendrá en la Guerra contra las pandillas hasta que las comunidades queden limpias de terroristas y de sus grafitis, que por tantas décadas atemorizaron a los salvadoreños. Los reos en fase de confianza que forman parte del Plan Cero Ocio son los encargados de borrar cada una de las simbologías que los criminales plasmaron en los muros de las colonias para amedrentar a los habitantes.

 

“Tras denuncias de vecinos por los grafitis de pandillas que quedaban en la colonia Santa Lucía de Ilopango, desplegamos a nuestro equipo de reacción inmediata para que procedieran a eliminarlos. En las calles NO hay cabida ni para los terroristas ni para sus grafitis”, enfatizó el director general de Centros Penales, Osiris Luna.

 

Por décadas, los habitantes del reparto Jardines de San Bartolo en Ilopango también eran atemorizados a través de grafitis que estos sujetos habían hecho, mismos con los que “marcaban” territorio. Pero ahora con cada una de las acciones integrales que forman parte del Plan Control Territorial las comunidades y colonias están quedando limpias de terroristas y también de sus grafitis.

 

“Recuerda que puedes enviar tu denuncia a mis redes sociales, a las de @PenalesSV o al correo electrónico: denunciaciudadana@seguridad.gob.sv  Ayúdanos a ganar esta Guerra Contra las Pandillas”, exhortó el funcionario.

 

Una guerra que en tres años ha tenido logros inéditos para el bienestar de los salvadoreños. Ayer, nuevamente no se contabilizaron homicidios en el país, con lo que en septiembre son registrados siete días con cero homicidios.

 

Viernes 9 de septiembre: Cero homicidios en El Salvador. En el Gobierno del Presidente Nayib Bukele seguiremos combatiendo frontalmente a las pandillas para que la ciudadanía viva con mayor seguridad”, aseguró Luna.

 

Otros de los resultados contundentes que ha generado la Guerra contra las pandillas dentro del régimen de excepción son: más de 52,000 detenciones de terroristas, más de 1,400 armas incautadas, más de 1,700 vehículos decomisados, más de 6,200 kilos de droga incautados y más de $1.1 millones en efectivo decomisados a estas estructuras.