Se inicia la pavimentación de la segunda etapa del periférico Gerardo Barrios en San Miguel  

Paralelo a las atenciones por las lluvias generadas por la Tormenta Tropical Bonnie en El Salvador, el Gobierno del Presidente Nayib Bueke, sigue avanzando en las obras de gran envergadura que ejecuta en el país, una de estas el periférico Gerardo Barrios, de San Miguel.

Son varios frentes de trabajo los que se tienen como parte del segundo tramo del referido periférico. Sin embargo, ya se inició con la pavimentación de la segunda etapa de este importante proyecto, es decir los primeros 8 kilómetros de 17 que están en proceso. 

“Además, de las diferentes obras de mitigación. Hoy, iniciamos con la pavimentación del resto de fases del periférico Gerardo Barrios. Una obra que será realidad para todo el oriente del país”, indicó el ministro de Obras Públicas, Romeo Rodríguez.

Este segundo tramo consiste en la apertura de dos a cuatro carriles desde El Obrajuelo, de la carretera Panamericana existente hasta Hato Nuevo (ambos del departamento de San Miguel) 200 metros de la intersección con la carretera a San Francisco Gotera.

Esta nueva carretera permitirá ahorrar tiempos logísticos. Los conductores ya no tendrán que circular por la zona urbana de San Miguel para llegar a la Ruta Militar.

Otro de los avances importantes en este paquete, es la construcción del primer paso a desnivel en la zona oriental del país, ubicado en Quelepa. Este ya cuenta con más del 45 % de avance.

La primera fase de este proyecto comprende la ampliación y pavimentación de 3.46 kilómetros desde el desvío a Moncagua hasta El Obrajuelo, cuyos trabajos fueron finalizados el año pasado, desde entonces los automovilistas que se movilizan en el oriente del país han podido hacer uso de esta obra estratégica.

El baipás en su totalidad es de 21 kilómetros, se construye en cuatro paquetes con una inversión total de $160 millones, y se constituye en la obra más importante ejecutada en los últimos 50 años en la zona oriental del país. 

El objetivo principal de la obra es mejorar la circulación y la capacidad de transporte en la ciudad de San Miguel, con una carretera que acorte el tiempo de ruta para tráfico pesado, mejore la seguridad vial en la zona, y contribuya de esta manera con el desarrollo económico de la zona oriental y del país.